lunes, 26 de marzo de 2018

HOY ME INICIO COMO PERIODISTA



           HOY ME INICIO COMO PERIODISTA

    Escribiré semanalmente en este nuevo periódico, radicado en Miami que cubre: España, los estados de habla hispana de USA y todos los países de Latinoamérica.

      Trataré de aunar mis dos mundos: el económico y el literario en una serie de artículos sobre los retos del mundo que viene.

      Aunque ya había escrito antes esporádicamente en algún periódico y revista literaria, será un placer y una enorme ilusión poder dirigirme regularmente a miles de lectores aportando mi granito de arena para entender mejor el mundo que viene, siempre intentando dotar al análisis de una calidad y sentido literarios que lo hagan atractivo al lector.



sábado, 24 de marzo de 2018

LO QUE SABEMOS DE LAS MUJERES... Y DE LOS HOMBRES ( y 2)



     Dicen que lo peor que hay para avanzar en cualquier tema es no ser consciente de que no sabes, o no sabes lo suficiente. "Solo sé que no sé nada", dijo el sabio. Ahí hay una buena disposición para aprender.

    Y yo creo que, afortunadamente,  esa humildad, que lleva a una gran curiosidad por aprender,  está cada vez más extendida respecto de este tema, tan importante como atractivo, entre hombres y mujeres de toda edad y condición.

    Quizá por ello tengan tanto éxito espectáculos como el que comentaba aquí hace unas semanas: "Lo  que yo sé de las mujeres" de nuestro amigo, el gran cómico, Fernando García Torres y su espectáculo en la Chocita del Loro, en la Gran Vía Madrileña.

    Acabo de ver esta misma tarde "Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus", una clase magistral y divertidísima de Mauro Muñiz de Urquiza sobre el arte de vivir en pareja que se muestra en el Teatro Alcalá, de la calle del mismo nombre de la capital.

    Otro recinto a rebosar, ya digo, con público de todas las edades, deseoso de pasar un rato agradable. Y también de aprender que, con humor, es siempre mucho más placentero. Y yo diría que hasta más útil.

     Hay un libro también con este mismo título escrito por  John Gray que incide asimismo en este tema.  Un tema en el que deberíamos doctorarnos hombres y mujeres o, al menos, aprobarlo y del que, lamentablemente, nadie nos ha explicado nunca nada.  Y así nos va.

     Sí, desgraciadamente, ni unos ni otras venimos con un manual de instrucciones que explique  a los del otro sexo cómo somos. Que diga qué nos hace felices y qué desgraciados. Qué nos hace vibrar. Y qué nos aburre y detestamos. ¡Porque no es lo mismo para marcianos que para venusianas!

     ¡Y ahí está la madre del cordero! En esa diferencia que tanto nos atrae, en el cuerpo y en la mente, al principio. Y que tanto nos frustra y nos duele cuando la convivencia con el tiempo nos rodea con sus particulares almenas.

     Yo creo recordar que, aparte de conversaciones adolescentes, y no tan adolescentes, con amigos donde hablábamos, la mayoría de las veces sin saber, particularmente de ciertas cuestiones anatómicas, la única vez que he recibido alguna información sobre la vida en pareja fue en aquellos viejos cursillos prematrimoniales que se hacían en la parroquia poco antes de casarte. Donde algo te decían, aunque muy sesgado por el espíritu religioso propio del lugar.

     Y, después, lo que he ido aprendiendo ha sido ya por mi cuenta, con curiosidad,  leyendo, observando, obsevándome, observándolas. Vamos, mayormente el viejo sistema de prueba y error. Que como todo el mundo sabe es un vía crucis con más caídas y genuflexiones que las de Jesús camino del Gólgota. Pero, sobre todo,  cuando he aprendido la mayor parte de lo que sé es hablando con ellas. Aunque no siempre es fácil entenderse.

     Y ese es el mensaje de esta utilísima y divertidísima función. Ser conscientes de  que SOMOS DIFERENTES, que pensamos y sentimos de diferente manera. Y que tenemos que aprender cómo lo hace él o ella. Y nos irá mucho mejor a ambos.

    Porque lo peor que puede ocurrir en una pareja, es que un hombre, o una mujer,  espere que su compañero o compañera responda a las situaciones como él o ella lo haría. Y, claro, como eso nunca se da, porque unos somos de Marte y otras de Venus,  vienen las diferencias irreconciliables y hasta las ansias de dominio de uno sobre el otro para que las cosas se hagan de una determinada manera. 

     Somos distintos, en nuestro cuerpo y en nuestra mente y tenemos que darnos cuenta de que, aunque nos queramos, si no sabemos tratarnos como nuestra pareja necesita, y para ello hay que saber lo que cada uno necesita, claro, podemos acabar como dos líneas paralelas que nunca se encuentran o, lo que es peor, solo coinciden en la frustración y en las broncas continuas.



     Y algunas claves de ello se nos dan en esta función, de forma original y, ya digo, divertida, y también elegante, que es algo que yo cada vez más valoro en un humorista, que no necesita hacer bromas pesadas y hasta soeces a su público para divertirlo.

     Por ejemplo: la racionalidad y lógica masculina, frente a la sensibilidad y emocionalidad femenina. El carácter estable y plano masculino frente a los toboganes emocionales femeninos. El carácter reservado del hombre frente a la necesidad de comunicación de la mujer. La necesidad femenina de los detalles diarios para con ella, frente a la necesidad  que tiene el hombre de verse valorado y reconocido en sus logros. La rapidez, casi inmediatez, sexual del hombre frente a la respuesta más lenta  y necesitada de estímulos de la mujer. Y tantos otros temas que podemos desbrozar con paciencia y curiosidad.

     Si fuéramos ilustrados en esto o, cuando menos, un poco menos analfabetos, y valga la redundancia, no nos encontraríamos un día anegados en la frustración y pensando que la o el que vive con nosotros es un ser absolutamente estúpido o, lo que es peor, que todo lo que hace es para fastidiarnos. Mientras, en mitad de este páramo, nos vemos uno al otro sufrir, sin remedio y, con el tiempo, sin esperanza.

         No encontrando al final otra solución que mandarnos a paseo mutuamente. Dejando, eso sí, tras de nosotros, un rastro de incomprensión y resentimiento que arruina todo lo que fuimos. Y todo lo que hubiéramos podido llegar a ser.

        Para el blog de www.franciscorodrigueztejedor.com


   

   


miércoles, 14 de marzo de 2018

YO SOLO QUIERO SENTIR



                            

Te rebelas ante esta parte del mundo que viene
De sus cabezas pensantes, de sus mentes llenas de cables
Todo es como un algoritmo en el que no existes tú
Porque lo llenan todo de esa complejidad infinita…

Sí, vivimos en el mundo del artificial exceso
Un montón de cáscaras vacías
Que son el  amianto de la casa en la que vives
Donde solo amontonas kilos y kilos de artilugios inútiles
        Repetitivos y uniformes.
        Que acaban contigo. Con tu ilusión.

No temas a los robots que llegan
Sino a los robots que ya somos
Nuevos buscadores posesos del oro de la tecnología
Pensamientos al cuadrado para no pensar
        Que dejan al mundo sin secretos
        Y sin rincones inocentes. Sin ti.

Que te quitan los sueños
Y la mitad de lo que tú eres…
Piensas luego existes, dijo alguien sabio
Vivir no es solo existir, dijo otro más sabio aún.

Yo solo quiero sentir, te dices tú.
Como tantos otros. Que buscan lo que están perdiendo
Diluidos en selfies impostados y sin alma
Que solo son el alimento de las fieras,
          De las máquinas, de las redes
          Quiere uno decir.


                       

Pensar, sentir.  Sobre estas dos piernas
Camina un hombre…
Ya saben ellos que se siente con la cabeza,
Que todo está ahí,
Desde el amor, al erotismo, a la grandeza…

Por eso te inundan la misma
Con todos esos virus que te la llenan de archivos
De vídeos, de emails,
Hasta que ya no pienses nada.
…Y así ya no puedas sentir.
Sino solo, es lo que buscan,  repetir.


Para el blog de www.franciscorodrigueztejedor.com

miércoles, 7 de marzo de 2018

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER





"Ser libre no es solo deshacerse de las cadenas propias, sino vivir de una forma que respete y mejore la libertad de los demás”. Nelson Mandela.

"Ante Dios, todos somos igualmente sabios e igualmente insensatos". Albert Einstein,

"Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas". Mary Wollstonecraft

"La igualdad llegará cuando una mujer tonta pueda llegar tan lejos como hoy llega un hombre tonto". Estella Ramey

"Yo no digo que todos sean iguales en su habilidad, carácter o motivaciones, pero sí afirmo que debieran ser iguales en su oportunidad para desarrollar el propio carácter, su motivación y sus habilidades". John F. Kennedy





ANCHO MAR

Amanece el día y los momentos son como regatos. 
Como arroyos que recogen el agua de las laderas.
Y la llevan por valles soleados,
por hoces llenas de chopos,
por torrenteras henchidas de brillos y de espuma.
 

Hasta que desembocan en el río grande al atardecer.
Que es una inundación de lejanas orillas.
Un caudal gigantesco que embalsa todos los instantes del día 

Y allí estás tú. Al final del río.

Tú eres el ancho mar.
Que me espera como cada noche.
Donde yo me vierto y me diluyo. 
Donde abro las compuertas y
fluyen todos los instantes del día que yo acumulé.


Y la noche nos abraza y nos hace uno.
Y queda, luego, una superficie horizontal 
y densamente oscura y azul,
que es el suelo líquido de donde emergen las estrellas.


Mientras allá en lo hondo,
en el fondo marino,
rodeada de aliento y de silencio,
crece, una noche más, una capa de légamo, 
un sedimento íntimo,
una argamasa de nuestras esencias,
con las que la noche va construyendo ese edificio
en donde viviremos eternamente.

De  "Los mejores 101 momentos de amor"