jueves, 12 de mayo de 2022

FELIZ CUMPLE ANTES DEL GRAN RETO.

 

Últimamente no te vemos el pelo, trabajando y quedándote en la oficina a estudiar hasta las dos de la mañana, preparándote para el gran examen de dentro de una semana, ¡es lo que debes de hacer! ¡Aunque cuesta!

Te gusta plantearte retos como este, no lo has terminado y ya nos comentas que te estás planteando más para el resto del año. Te lo pide tu edad y tu fuerza, ¡muy bien!

Son días duros para ti. Llenos de trabajo y de incertidumbre sobre si lo conseguirás. Así que el cumple lo celebraremos como Dios manda cuando todo pase.

Pero queremos recordarte algunas cosas, por si dudas de tus capacidades, no las olvides en estos días donde vas a tener que echar el resto en tu preparación. Ahí van, ¡y también con algo de humor!


Cuentas con el total apoyo de tu Uni que, por algo será, buscó en ti a ese estudiante franquicia para sus campañas de marketing durante varios años.



Y no fue casualidad. Antes, el BBVA ya te distinguió en una de sus Rutas más difíciles, la de la conquista de la selva del Darién en Panamá, donde 250 estudiantes de 50 países repetisteis la hazaña de Vasco Núñez de Balboa.




A Clemente Cebrián, fundador y CEO de El Ganso, uno de los grandes emprendedores españoles, le encanta tomar cervezas contigo y hablar de negocios y de moda, esa que a ti te gusta.



Y los chinos no te pierden ojo.




De economía y de finanzas, qué vamos a hablar. Aquí, con el Vicepresidente del Banco Central Europeo y exMinistro de Economía español, calibrando la situación.






Hasta el Rey de España, recuerda, sigue tus pasos. 





Y la tele, ni te cuento.



Pero, sobre todo, lo más importante, tienes, desde siempre, a tu lado, escuchándote, apoyándote, queriéndote, a tu FAMILIA ¡No lo olvides!







 A tu lado, siempre, compartiendo los momentos más especiales, los buenos y los malos ¡Ánimo, campeón! ¡Te queremos!




Así que, vamos a por el CFA y, si es necesario, al abordajeeeee!






jueves, 5 de mayo de 2022

MADURANDO CREENCIAS (PARA "LEJOS DEL SAUCE CURVO")

 





29-10-74

"...El domingo no fui a misa. Fue casi deliberadamente, no era la primera vez, pero lo que sí era nuevo fue que le dijera prácticamente a la cara a papá que no iba, antes siempre le había mentido.

No tenía ganas de ir, y lo encontraba ridículo, necesitaba –lo digo sinceramente– salir, juntarme con alguien, hablar con alguien. Ya sé que en la iglesia y en misa se puede hablar con Dios, es más únicamente se va allí a eso, pero tengo tantos prejuicios formales, artificiosos y hasta sensibleros que, cuando lo hago, parece que estoy representando una comedia o farsa. Quiero que las cosas sean más auténticas, sobre todo en este aspecto que reconozco (el de la religión me refiero), uno de los más fundamentales de la vida.

Creo que mi educación arrastra un déficit en este sentido, o más que déficit un exceso de banalidades, tradicionalismos, superficialidades y cosas sin sentido, con las que no me encuentro nada a gusto, pero con las que –dado los perjuicios que suponen– reconozco que me va a ser bastante difícil desechar.

En este sentido voy buscando –para no mentir no de una manera total y constante– una renovación. También tengo miedo de renovarme en este aspecto equivocadamente, lo que sería luego un retraso y un lastre descomunal.

Así pues, en estos momentos estoy vacío, abandonando mis inercias pasadas pero sin encontrar aún nuevos asideros.  No me quiero atar definitivamente a nada, sin saber lo que es, lo que significa en sí, lo que significa para mí y, sobre todo, sin experimentar y comprobar (en la medida de lo posible) que los elementos de esa renovación espiritual no son huecos, artificiosos y carentes de profundidad.

Me tiraría discutiendo sobre estas cosas horas y horas. El reloj manda. El viernes, uno de noviembre,  espero agotar la pluma. ¡Hasta mañana!".


viernes, 29 de abril de 2022

DÍAS DE LUZ









DÍAS DE LUZ

Otra vez estos días luminosos…

Me recuerdo en la pradera verde y perfumada,
persiguiendo a las mariposas vestidas de color,
tú lavabas en el arroyo,
el aire transparente y azul,
yo, jugando con la mañana, con la brisa y con el sol,
tú me sonreías y me cuidabas en la distancia,
mamá,
en aquella primavera, una de las primeras que recuerdo…

Ahora me tumbo en mi terraza,
ese cielo azul que vuelve,
las nubes que pasan,
como la vida,
llena ya de ausencias,
del tiempo luminoso que se fue,
como agua entre las manos,
heridas y gozos que dejaron
las cicatrices del vivir.

Solo tú permaneces,
cielo azul, purísimo y transgresor
que alumbras todas las nostalgias
que me nutren y que me hieren,
ausencias de los que me quisieron,
y de ese que yo fui, cuando perseguía sueños y horizontes,
y tenía mil continentes que conquistar…

Sí, otra vez estos días luminosos.
Este juego de la vida que comienza.
O es solo la primavera,
que nos llena de flores,
de luces y de brillos.

Del necesario olvido,
para volver otra vez,
más cansados y viejos,
al pálpito de la vida.

Esa que se llena de luz,
de ese aire trasparente y azul,
que nos vuelve a inundar
de esperanza y de futuro
y, otra vez,
de reconfortante dicha.

domingo, 24 de abril de 2022

LA EXPERIENCIA DE APRENDER (PARA "LEJOS DEL SAUCE CURVO")

 




15-10-1974, martes:

"Cada día siento que te aporta una experiencia nueva. He estado revisando desde las vacaciones acá el diario... Es de gran utilidad, tanto como mirar al horizonte, al porvenir, mirar de vez en cuando para atrás, observar tus raíces, tu tronco. Da a veces mucha confianza, y una especie de seguridad ante viento y marea.

   En la universidad hay un ambiente un poco no-serio, pero no es tan malo como esperaba. Debería ser más serio, más de hombres, y no perder el tiempo en boberías infantiles. No sé si pienso esto porque he empezado a gustar de la ciencia en un sentido nuevo. Necesito saciar, dar respuesta a bastantes interrogantes. Pienso que la ciencia puede ayudarme en gran manera.

     En el trabajo pasa algo parecido. Pero estoy muy contento con mis compañeros y con mis jefes que valen un montón... 

     Es muy tarde. Mañana otra vez con la cadena. ¡Así hasta los 65 años, Dios mío! ¡A la cama!" 


16-10-1974, miércoles:

"...Me preocupa el trabajo. Hoy he sentido que a Javier (es nombre ficticio), que solo lleva cuatro meses más que yo, le han invitado a hacer horas y a mí no. No es envidia, es por mí. Es como si allí yo no importara para nada. Creo que también me tienen por algo de crío, soy el más joven con diferencia. Procuraré afinar lo más posible, no despistarme...

...Quiero no desfallecer. Un alivio:papá me ha llevado hoy a la universidad nada más salir del trabajo, he tenido que comer en el coche. Mamá me había preparado la comida con delicadeza..."

17-10-1974, jueves:

"...Prometí no desfallecer... menos mal a la proximidad del domingo y la familia, con su inestimable ayuda... En la universidad tengo compañeros más o menos conseguidos, en el trabajo, un desastre, este fin de semana me propongo un plan de ataque para abrirme paso entre los compañeros... Que mañana sea mejor que hoy. Son las doce, nada más".

21-10–1974, lunes:

"Como presumía, se me están juntando demasiadas cosas. Encuentro grandes dificultades para digerirlas. Es pronto para hablar...voy a esperar unos días a ver qué tal marcho".

24-10-1974, jueves:

"Hito del día de hoy: he "compuesto" a la guitarra una cancioncilla tremendamente bonita para mí, me ha empalagado el día. Reconozco que vivo en las nubes, a pesar de mi endiablado ritmo de vida. En estos momentos, en mi idiotez reconozco que como estos sueños egocentristas se afiancen en mí, voy a ser un desgraciado, un inadaptado. Lo malo es que no reacciono radicalmente y constantemente... Voy a enfrascarme en mi libro de Sociología, quizás me ayude algo.

¿Hasta un real día de mañana? 

¿Entro en mi segunda adolescencia? Me aterra.

29-10-1974, martes:

"...Hoy no he dado una a derechas: poca efectividad en el trabajo (estos días han sido atroces, no he dado una a derechas como digo), poca concentración en los estudios (todavía no he empezado con lo de la universidad, no hago más que confiarme en mi excelente memoria y en mis facultades, pero en estos momentos estoy aterrado, tengo una montaña de trabajo por hacer), el viernes  prometo firmemente ponerme al día...

Otra cosa, aunque no venga a cuento: María José (es nombre ficticio), puede que no esté loco por ella, pero vale lo que pesa. El domingo en Latins con Ángel (es nombre ficticio) y con Loli (es nombre ficticio), la delgadita de X qué coincidencia, me sorprendió. Tiene una capacidad de "integración social" con las personas que no conoce enorme. Puso todo de su parte para que pasáramos una tarde buena.

Con los estudios, vienen en lógica consecuencia la ampliación de mis conocimientos sobre el mundo, sobre las cosas y sobre las personas. La economía, la sociología, la estadística, etc., me están abriendo muchas ventanas y, lo que veo, nunca anteriormente me lo había imaginado así. Son unos golpes para mi mentalidad. Siento que mis ideas cambian de día en día con una velocidad y diversidad pasmosas. Las de hoy las considero más perfectas que las de ayer, y las de mañana destruirán a las de hoy.

Esto puede llevarme a un "cientificismo" sobre el mundo en el que no me gustaría caer. Creo que el mundo no puede explicarse mediante una o más ciencias. He de recoger estos conocimientos con ansiedad, sí, pero masticarlos y triturarlos concienzudamente para una perfecta digestión de los mismos. Estos conocimientos no deben ser únicos y exclusivos de mi entender de la explicación de la vida, han de ser instrumentos y ayuda complementaria... ".


jueves, 14 de abril de 2022

LEJOS DEL SAUCE CURVO

 




Sede del B.de Bilbao en Plaza de Sevilla


LEJOS DEL SAUCE CURVO

Estaba dándole vueltas a cómo sacar a la luz mi diario adolescente que apareció hace unas semanas entre un montón de papeles antiguos. Y lo mismo me ocurría con mucha de mi literatura “no publicada” a la que yo denomino, por ello, “clandestina”.

Por fin, en uno de esos meandros típicos de la reflexión literaria, he encontrado un proyecto atractivo para ambas. Formarán parte de la documentación de mi novela “Lejos del sauce curvo”, que será una continuación de la, para mucha gente, más entrañable de mis obras: “Memorias del sauce curvo”. Era un proyecto en el que había pensado desde hace tiempo y que, ahora, con esta inundación de recuerdos de la época, justamente posterior a la que narro en Memorias, voy a animarme por fin a ello. No me pongo plazos. Quiero que sea una creación libre y sin apresuras. Y tampoco me pongo la obligación de terminarla. Sólo quiero el placer de trabajar en ella. Que las olas me lleven o no a la playa dependerá de eso, del oleaje, y de su fuerza.

Así que vuelve Germán. Un personaje con el que me he encontrado muy cómodo en la niñez, veremos ahora con la inestable y huidiza adolescencia. Un personaje donde deberán tener cabida muchas experiencias adicionales a las mías propias.

Nunca me han gustado las biografías, y menos las autobiografías. Hay muchas realidades para imponer una sola visión de las mismas. Lo que pasó en aquellos momentos fue una cosa, lo que yo recordaba, otra; lo que yo escribí, una más, y lo que yo entiendo ahora, al leerlo, otra absolutamente dispar. Todas son importantes, todas llevan su germen de verdad. Dejemos al autor que las combine como le dicte su sentido literario. Como me dijo un amigo: “Paco, al final, todo en ti es literatura”. Sí, esa es mi verdad. Así la vivo y la disfruto mucho más. Así me conecto mucho mejor con los lectores, con los que me conocen y con lo que no, que ya son la inmensa mayoría. Desde la autenticidad, por supuesto. Desde la libertad creativa, también.

Pero hoy no puedo dejar de transcribir, literalmente, algunas de las reflexiones de este diario adolescente del mes de octubre de 1974, yo llevaba un año en Madrid, tres meses trabajando en el antiguo Banco de Bilbao y acababa de empezar, en esos días, primero de Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad Autónoma. Últimos estertores del franquismo. Huelgas laborales y universitarias por doquier.

10 de octubre, jueves: “Me ha sorprendido la conversación de Leandro (nombre ficticio) en el metro, cuando volvíamos a casa los dos de trabajar. Qué pena que solo hayamos compartido cinco estaciones. Me ha cogido a contrapié, me ha costado sintonizar y captar el momento. No sabía nada de su seriedad ni de sus cosas. Como yo, y como muchos, se encuentra hastiado de este sistema burgués. Me ha dicho su idea de irse a Inglaterra siquiera “por dar una patada” a todo esto, a pesar de la irremediable vuelta a lo mismo. Espero continuar esto otro día con él. Me parece un hombre enorme”.

11 de octubre, viernes: “He aportado 100 pesetillas para una chica del banco que se encuentra en la cárcel. La pescaron en Vallecas, haciendo una huelga de hambre en una iglesia con otras 500 personas. No tengo idea de más. Tiene un mes de prisión o 100.000 pesetas de fianza. El banco, si no aparece el próximo día (que hace el quinto) a trabajar, la echa. Me gusta la solidaridad, aunque me ha costado lo mío dar el dinero, sobre todo tanto. Me ha animado que casi todos los jóvenes del banco, los mayores son otra cosa y, en parte, lo entiendo, tienen sus obligaciones, lo daban. Me gustaría eso: dar sin ver ni conocer”.

14 de octubre, lunes: “Principio de semana, se me hace algo duro. El horario da para pocas cosas. La semana que viene empezaré ya el turno en la universidad. Así que de 8 a 15 h en el banco, y de 15,30 h a 21 h en la universidad. La semana pasada, cuando me lo comunicaron, me asusté. Estuve a punto de dejarlo. Me encontraba terriblemente cansado, se me están juntando demasiadas cosas. Con papá discutí como nunca. Me han animado enormemente. Incluso la mayor parte de los días él me recogerá con su coche en la puerta del banco y me llevará a la universidad para que no pierda ninguna clase. Hasta que cumpla los dieciocho y me saque el carnet. ¡Cómo me alegro por las 18 estaciones de Metro y el autobús! Vi a la familia entera unida para ayudarme, darme ánimos. Me gustó mucho”.

viernes, 8 de abril de 2022

UN ANIVERSARIO LITERARIO

 





Te escribo, como cantaba Serrat en su famosa canción dedicada a su esposa, por halagarte y para que se sepa, que me parecen dos de los más bellos e importantes motivos para hacerlo. Pero, también, escribo para mí, para recordarte a ti, todavía más, y para revivir otra vez algo de todo el tiempo que llevamos juntos.

Hace ahora treinta y cinco primaveras que te hice la primera foto con mi cámara. Esa que conservaba en mi mesilla, a la que yo miraba por última vez antes de apagar la luz e irme a dormir, mientras apostaba por ti, por nosotros, por tener tu sonrisa siempre a mi lado. Nunca había visto el parque del Retiro tan bonito, ni nunca lo veré, salvo cuando vuelvo contigo.






Recuerdo también nuestro primer viaje por tu tierra, por las Hoces del Duratón y sus impresionantes desfiladeros. Con aquel vestido rojo que me encantaba y tu alegría que me inundaba de dicha. El fotógrafo no nos sacó una parte de nuestras cabezas. Intuía que no las necesitábamos. Solo queríamos sentir, vivir aquellos días mágicos e inolvidables. Muchos años más tarde, también como un homenaje a ti, situé allí la escena cumbre de mi novela "El día que fuimos dioses", una historia que, formalmente, no era la nuestra pero que sí recogía, absolutamente, el espíritu de aquel tiempo que fue el nuestro, en el que nos conocíamos, en el que nos disfrutábamos, en el que nos ilusionábamos, en el que fuimos como dioses. El día que fuimos dioses...





Ya de novios íbamos a charlar de nuestras cosas a aquellos pubs de Rosales, de las Vistillas... Donde tú no parabas de hablar y de reír. Siempre me ha gustado escucharte, absorber la alegría de tus palabras que es inmensa cuando estás contenta, que es casi siempre. A veces, te detenías y se hacía un silencio, como si pasara un ángel, te abrazabas a mí y me susurrabas: "Dime cosas bonitas...".

Y eso es lo que hago, escribirte cosas bonitas. Para mí es fácil, porque voy al almacén de mis recuerdos y tengo las estanterías llenas de ellas. O abro nuestro álbum de fotos y me encuentro con tu belleza sin igual, como la de aquel día en que nos prometimos amor para siempre. Promesa que, a pesar del largo camino juntos y de las muchas curvas que hemos transitado ya, no hemos dejado de cumplir, ¡nunca!

Va por nosotros. Por ti y por mí. Por aquel tiempo y por el que nos queda. ¡Gracias por todo ello, por estar a mi lado, siempre, de corazón!
 




jueves, 7 de abril de 2022

UN CUMPLEAÑOS MUY ESPECIAL

 


Este año es muy especial para ti. Te compras casa. Seguro que el siguiente lo celebramos, como siempre, todos juntos, pero, a lo mejor, tú ya vives en tu propia vivienda. ¡Así que, feliz cumple y enhorabuena! No todos los años se compra uno casa. Y máxime si es la primera. Eso es algo especial, que hay que celebrar por todo lo alto. Estamos muy orgullosos de ti y queremos decirlo públicamente.

Así que te vamos a homenajear como merece la ocasión. Permítenos que rescatemos algunos recuerdos de cuando eras muy pequeña. Porque has querido adquirir, con tu pareja por supuesto, la misma casa donde naciste, la misma casa donde tu madre y yo iniciamos nuestra historia. Donde vosotros habéis decidido iniciar la vuestra, aunque muchos años más tarde de que nosotros nos cambiáramos, por lo cual ya no es exactamente la misma vivienda. Así que esto es solo una anécdota curiosa.

Ya será solo vuestra, a partir de ahora, así que todas estas fotos, que son solo pasado, solo quieren trasmitir la ilusión, que fue muchísima, de aquel tiempo, ya lejano, en que viniste al mundo y la compartimos todos juntos, también con tu hermano. Va por esa época. Como prólogo del tiempo importante, el que viene ahora para vosotros.

Tal vez solo pretendemos que en esta nueva etapa nos eches un poco de menos, no mucho, es ley de vida y así debe de ser, y además, Guille dice que a ver si se te va a ocurrir volver, ahora que queda de único hijo en el domicilio familiar... aunque vete tú a saber por cuánto.

Feliz cumple, querida Ali, y feliz nueva etapa. Nosotros siempre estaremos a tu lado cuando nos necesites. Ahora te toca ser protagonista indiscutible de tu vida. Disfruta de tu casa, que es una gran ilusión, con quien has elegido. A partir de ahora las nuevas fotos serán tuyas, vuestras. Brindamos por vuestra felicidad en esta casa, o en otra, las casas son lo de menos. Los importantes sois vosotros, allá donde os encontréis.

Vamos a por esas instantáneas, esos recuerdos tuyos tomados en aquellas estancias.


Aquí unos padres primerizos embobados con su niña.


Madre no hay más que una.


Con tu muñeco, hermano, hijito..., con el que fraguarías una gran alianza contra la tiranía paterna.



Sí, un cumpleaños muy especial. Con algunos recuerdos y, sobre todo, con mucho futuro. Te queremos, Ali