jueves, 13 de enero de 2022

¡"MIL PALABRAS PARA LA FELICIDAD" YA ESTÁ AQUÍ!

 






Una gran alegría poder ofreceros, ¡por fin!, MIL PALABRAS PARA LA FELICIDAD.

Este es el link de descarga en Amazon:

https://www.amazon.es/dp/B09QCXRSKX/ref=sr_1_1?qid=1642086207&refinements=p_27%3AFrancisco+Rodr%C3%ADguez+Tejedor&s=digital-text&sr=1-1&text=Francisco+Rodr%C3%ADguez+Tejedor

UN LIBRO PARA AQUELLAS PERSONAS QUE BUSCAN PONER A LA FELICIDAD EN EL CENTRO DE SUS VIDAS.

Encontrarás en él las principales recetas de grandes pensadores y filósofos, los mejores consejos de los expertos y las experiencias personales del autor explicadas de una forma amena y fácil de leer. Con un ejemplo, con una vivencia, para cada una de ellas, que te permitirá saborearlas e incorporarlas rápidamente, si así lo decides, a tu propia experiencia vital.

Haremos juntos un recorrido por todo un año, por todas sus estaciones, meses y fechas significativas y cómo transitarlas felizmente.

Al final tendremos un compendio de todas las vitaminas necesarias para ser feliz y una aproximación a una fórmula mágica para la felicidad.

UN LIBRO PARA SABER MÁS DE LA FELICIDAD Y PARA APRENDER MÁS DE LOS MOMENTOS FELICES, Y NO TAN FELICES, DE NUESTRA EXISTENCIA.

“No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad” (GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ).


sábado, 1 de enero de 2022

AÑO NUEVO, COSAS NUEVAS

 


     Decía Mafalda, en una famosa viñeta, que no debíamos pedir a los años que cambiaran, sino que lo teníamos que hacer nosotros mismos.

     Yo creo que todos lo intentamos cuando comienza un nuevo año. Y entendemos que la mejor forma de cambiar nuestras vidas es acometer nuevos proyectos en ellas. Ahí van algunos de los que yo escribí ayer en el papelito que acabaríamos quemando en el "pote de los sueños", una vieja tradición familiar.

    . El más fácil, sin duda, es la publicación en este mes de enero de mi nuevo libro "Mil palabras para la felicidad", está ya todo hecho y a la vuelta de vacaciones de mi agente saldrá a la luz. Para mí, que he publicado ya nueve libros, no ha menguado ni un ápice la inmensa e íntima alegría de alumbrar un nuevo retoño. A este le tengo un cariño especial y estoy deseoso de ver la acogida del público lector.

   .Me hace mucha ilusión también trabajar en mi nueva novela "El donante", que quisiera compartirla con una persona muy especial para mí. Sé que esta me ayudará en tal empeño, pero todavía no he logrado convencerla para que, dejando a un lado su tradicional discreción, comparta cartel conmigo en la cubierta. Nada me gustaría más. A ver si logramos llevarla a buen puerto con ambos en el timón.

   . Hace tres años convencí  a mis dos hijos para sacar adelante juntos a  "Soñadores". Ahora me han liado ellos a mí con un nuevo proyecto mucho más difícil que aquel, y que nos va  a suponer todo un reto a los tres. Se llama provisionalmente "Directivos".  En él pretendemos desentrañar cómo se hace y qué hace un directivo moderno y analizar la situación, retos, amenazas y oportunidades, de los principales sectores de la economía española. Para ello habremos de contar, ya veremos si lo conseguimos, con miembros de la alta dirección (los ministros de su gobierno) de las grandes compañías españolas que cotizan en el IBEX. 

   .El otro día tuve un desayuno de trabajo con el productor de "Tus Ojos", Manuel Serrano, y me decía:  "No te metas en nada, y céntrate en la nueva peli de Viejos en apuros". No dejo de pensar en ello. Por supuesto que lo intentaré, y también en ayudarle en el estreno, que será en marzo, de "Aquí y ahora", ya totalmente rodada y de la que tuve que apartarme provisionalmente por una operación de cataratas. Aunque apuros voy a pasar: ya veremos cómo cocino a un tiempo los cuatro guisos.

    Pero siempre he creído que es mejor pasarse que no llegar. Y como decía Clint Eastwood, uno de los cineastas a los que admiro y que continúa haciendo películas a los 91 años, cuando le preguntaron que cómo lo conseguía, contestó: "Todas las mañanas cuando me despierto, se me acerca el viejo que hay en mí, entonces yo le cierro la puerta y no le dejo entrar". Pues eso mismo digo yo, maestro.

    Ayer por la tarde en los alrededores de El Sauce Curvo donde fuimos a pasar parte del último día del año y hablábamos, entre otras, de estas cosas.