sábado, 25 de marzo de 2017

INAUGURACIÓN WEB CON REGALO



     Después de algunos ajustes por fin ha quedado inaugurada oficialmente
mi nueva página web.
     Me la estaban pidiendo desde mi Agencia Literaria con el fin de irme
haciendo un escritor profesional. Y yo iba arrastrando los pies, no por no querer
ser profesional sino porque le tenía mucho cariño a este blog con el que empecé.
Así que la solución mágica ha sido integrarlo.
     Así me convierto en más profesional, sí,  pero conservando ese amateurismo que, para mí,
representa este blog.
     Y para celebrarlo, a los que se inscriban, ofrecemos de regalo un libro inédito todavía:
"Días de  amor, de pasión y de rosas", que será remitido por mail.
    Así que gracias por todo.
    Y, lo más importante, nos seguimos viendo también por aquí.





  De momento vamos a aprovechar para el mismo la portada de EL DÍA QUE FUIMOS DIOSES, del cual se está preparando una nueva edición revisada y con nueva portada.

  Ah, la página web es muy fácil: www.franciscorodrigueztejedor.com


martes, 21 de marzo de 2017

LA ORDEN DE MALTA II



Hace 70 días nos juramentamos en la isla de Malta que emprenderíamos juntos la escritura de un libro que versaría sobre aquellos jóvenes, de cualquier edad, que son visionarios, soñadores, que cambian el mundo...

Hoy ya llevamos 70 folios. Y, aprovechando que es el día del padre, los tres padres de la criatura nos hemos hecho la primera foto oficial de recuerdo.


 
Acabamos de entrevistar a Nico Matji productor de la galardonadísima "Las aventuras de Tadeo Jones" y "Atrapa la bandera" y continuaremos buscando la estela de la gente que nos hace soñar.
Vamos a buen ritmo y lo que parecía una difícil empresa para un equipo tan peculiar como éste sigue avanzando, no sin peleas, claro.

Si alguien tiene cerca a un emprendedor, o una persona especial de la que se puede aprender y que ha convertido sus sueños en realidad, que tenga cosas interesantes que contar, encantados de charlar con él.

Esperemos que dentro de otros 70 días podamos celebrar otro avance de la Orden de Malta ( a falta del nombre definitivo sobre el que todavía no nos hemos puesto de acuerdo).

www.franciscorodrigueztejedor.com

sábado, 11 de marzo de 2017

DIME QUÉ FUIMOS



    DIME QUÉ FUIMOS

Porque los versos son
¿Cómo lo diría?
Los versos son las palabras del alma

No me pidas calma
Yo, que me abraso
Por los incendios que tú dejaste
Yo, que sigo ávida tus pasos
Por los océanos de la mañana
Plenos de lágrimas
De recordarte

Yo, que lo perdí todo
Ahora me doy cuenta
Que era un muro solo
Para olvidarte

Dime que Fuimos dioses
Mi amor
Dime que ya no duermes
Como yo
Por las largas noches
Dímelo
Que fuimos todo eso y más
Desde entonces

Sí, dime que fuimos dioses
Que todavía tiene sentido
Aquel aire que respirábamos
Aquellos instantes en que caminábamos
Por el ancho cielo
Y tocábamos con nuestras leves manos
Las estrellas titilantes

Dime que fuimos dioses
Mi amor querido
Sí, dime que somos dioses
Desde aquella noche
En el amor del río.

“El día que fuimos dioses”, novela a la que pertenece este poema, fue también el comienzo de mi primer blog. Hoy ya tiene más de 70.000 visitas. Para celebrarlo regalamos por mail un e-book mío inédito que es una antología de toda mi obra.
Entra y solicítalo en: www.franciscorodrigueztejedor.com







SUICIDIO



          SUICIDIO

No me hables de la esperanza de la lluvia
Que hoy solo es vapor de nube
…Porque te amé y te tuve
Entrego yo todo lo que tengo

Porque contra los elementos no pude
porque malgasté mi precioso tiempo
Porque el abismo me atrae
Hacia su fondo asesino
Porque ya nada soy
Una cucaracha en el camino

Las horas duelen como afilados puñales
El tiempo desangra mi corazón a chorros
Ya nunca veré cómo crías a tus preciados cachorros
Ni con cuanto amor quitas sus sucios pañales
Rompiéndose están todos los canales
Enmudecidos ya los gritos de socorro

Pero yo solo administro mi tiempo
Solo tú sabrás de mi último despojo.







“El día que fuimos dioses” (al que pertenece este dramático poema previo al suicidio de uno de sus personajes), alumbró también mi primer blog. Hoy cuenta ya con más de 70.000 visitas. Para celebrarlo, regalamos por mail un e-book inédito que es una antología de toda mi obra.


miércoles, 1 de marzo de 2017

EL HOMBRE DEL MERCEDES




I

     El sonido de aquel claxon atronó toda la calzada. Había roto la calma, el relativo silencio de las ordenadas y aquietadas filas de coches, como un estallido poderoso, estridente y, sobre todo, apremiante.  Que había atravesado los cristales y, luego, los tímpanos y las membranas cerebrales de los ocupantes de aquellas cápsulas, o corazas, que llamaban automóviles.
     Las manadas de los animales siempre lo habían tenido muy  claro.  Su jefe natural había sido, en todo caso, el que más fuerte había conseguido alzar su voz. Para reafirmarse, para amedrentar, para dar órdenes. Para mandar, en definitiva. La vieja y duradera ley de la selva.
    Y, en consecuencia, tras oír aquel claxon todo el mundo se puso en movimiento. Sobre todo los automovilistas de la primera fila.
    El semáforo se había puesto también en verde. Como otro dócil integrante más de aquella caravana obediente que rodeaba y seguía al líder.
     Primero todos lo miraron. Al líder. Y lo admiraron después.  Aquel era un corcel pura sangre. En plenitud de su fuerza y de su belleza. Tenía aquel Mercedes Clase S, una prestancia, una apostura que destacaba sobremanera sobre el resto.  Iba limpio y reluciente o, simplemente, es que era así de nuevo, el último modelo del mercado.  Se desplazaba de forma majestuosa, sacando brillos y reverberaciones a aquella mañana de primavera, casi de verano ya.
    Así que cuando hizo oír su voz, fue natural seguirlo. Y dejarle su espacio, por supuesto.
    El hombre del Mercedes aceleró y, rápidamente, fue adelantando a cuantos se le ponían a su paso. Algunos, inclusive, le facilitaban la maniobra, como si se tratara de una ambulancia o de un coche de policía. Pasaba entonces el Mercedes a su lado, pleno de brillos en sus cromados y en su carrocería, pintada de un azul metalizado refulgente. El hombre del Mercedes ni los miraba siquiera o, en el mejor de los casos, esparcía  sobre ellos una mirada oblicua y displicente.



    Lo suyo era mirar el horizonte en lontananza. Sobrepasar a cuantos  estaban por delante suyo en aquella avenida de tres carriles. Y llegar el primero.
   Y allí estaba el hombre del Mercedes, parado el primero en el siguiente semáforo. Había dudado en saltárselo, pero prefirió la sensación de liderar a aquella manada de obedientes paquidermos que estarían ahora mirando,  embelesados, en la trasera de su auto los detalles del motor y de la cilindrada.
     Además quería observar con más detenimiento a aquel bellezón que caminaba por la acera. La había visto de espaldas, luciendo aquella melena aleonada a la que movía ligeramente la brisa y, sobre todo, con aquellos  contoneos en su grupa, sensuales, armoniosos y provocativos.
     La muchacha llegó al semáforo, sabiendo perfectamente que todos los ojos de la interminable fila de coches la estaban mirando.
     Pero ella parecía haber nacido para eso. Desde que se recordaba de pequeña siempre había sido así. Lo llevaba, no solo con naturalidad, sino también con un íntimo regocijo. Su cuerpo era, alguna vez lo había pensado, como un coche de alta gama: el más deseado. Y solo accesible para unos cuantos privilegiados.
    Así que, aunque no era exactamente su camino, decidió cruzar por aquel semáforo. Le había atraído mucho imaginar su silueta junto a aquel imponente Mercedes azul metalizado, que aumentaría, aún más si cabe, la admiración de aquella fila de mirones. Que ahora sí, tendrían durante unos segundos, y juntas, las dos cosas que más deseaban, con las cuales, sin duda, soñaban a diario cuando iban obedientes y puntuales a sus puestos de trabajo: el mejor coche y una mujer de bandera.
     Pero también la muchacha había sentido en su interior un extraño pálpito, una excitación adicional. La que experimentaba cuando se topaba con alguien de su nivel en la jauría de líderes que mandaba en la selva. O en el asfalto de las calles, o bajo las luces intermitentes de las discotecas que, bien mirado, venían a ser, todas ellas, la misma cosa.
     No llegaba a distinguir muy bien al hombre del Mercedes, sentado a contramano de la acera. Luego, cuando empezó a cruzar, pudo ver de reojo, más nítidamente,  su cuerpo trajeado elegantemente y sus gafas de sol último modelo.
    Ella acrecentó el vaivén de sus caderas y se colocó su melena, mientras se acercaba a su altura.  El hombre se quitó las gafas de sol. La fila de mirones esperaba expectante.
    Cuando la muchacha estuvo justo enfrente, se giró, con un dominio de la situación y una seguridad pasmosos. Y le ofreció una sonrisa llena de encanto, de sensualidad. Pero, todavía más, de aplomo. De jerarquía.
     El hombre del Mercedes pareció descolocado. Luego palideció un instante sin saber reaccionar.  Y acabó desviando la mirada.
    La muchacha lo observó una última vez. Pero ya sin curiosidad.  Como quien contempla el trofeo conseguido fácilmente, antes de ponerlo en la vitrina. En la del museo de los conquistados, de los perdedores, de aquellos que no supieron estar a la altura de las circunstancias.
    El hombre del Mercedes se volvió a poner las gafas de sol.  Para  que quedara a cubierto, pensó, de lo que había pasado.  Sentía a la fila de los mirones clavándole los ojos en la nuca. O, lo que era peor, no reparando ya en él, sino solo en la grupa de aquella elegante diosa de las aceras.
   El tiempo no pasaba. El hombre del Mercedes aceleraba su coche con estrépito, en punto muerto, esperando el semáforo.
   Por fin se abrió el verde y el hombre del Mercedes salió disparado, no sin antes tocar el claxon, no se sabía contra qué: si por la tardanza del semáforo en abrirse o buscando un contrincante en la calzada contra el que acometer.

    El hombre del Mercedes siguió conduciendo  luego de forma más agresiva si cabe. Acosando a los utilitarios que se encontraba a su paso. Pegándose a su trasera o atronándolos con su claxon, el más potente de la calzada, hasta que conseguía que le dejaran vía libre, cambiándose a otro carril. Entonces los adelantaba sin ni siquiera mirarlos y desplazaba aquella maravilla refulgente mientras la gente de las aceras lo observaba con admiración.
     Llegó un poco más calmado al que parecía ser su destino. Un hotel de lujo denominado “Hotel Alameda del Sol”. Allí, en cuanto lo vieron aparecer le abrieron inmediatamente el acceso al parking privado.
     Y en él, en aquella inmensa boca negra, penetró y, luego, desapareció el hombre del Mercedes, acorazado en su coche. Hasta que, unos instantes después, volvieron a cerrar la puerta de acceso por la que había entrado.

Leer más gratis en:


viernes, 24 de febrero de 2017

CINCO ESTREMECIMIENTOS



Cinco muertes. Cinco estremecimientos. Cinco testigos. Cinco historias, también todas ellas diferentes. Unidas por el pálpito de dejar de existir. Por voluntad propia o ajena. Por odio y por amor.
Por desgana, por violencia, por dinero...

CINCO ESTREMECIMIENTOS. Suspense, emoción y romance.  Cinco personajes al límites, definitivos,, rotundos, que viven la experiencia límite de morir. Y de matar.

LEE GRATIS EN:

https://leer.amazon.es/kp/embed?asin=B01KFS65CS&preview=newtab&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_UDaSybRJ9BG9



UNA NOCHE ALUCINANTE



Un coche aparcado en la carretera. Una noche alucinante. Un hombre atrapado en él, sin poder salir. Solo puede tocar el claxon. Gente extraña se acerca que le hará vivir una pesadilla. Pero también alguien dulce, inocente, con quien compartir tanta oscuridad...

LEER GRATIS EN : https://leer.amazon.es/kp/embed?asin=B01KFQDSBG&preview=newtab&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_nyaSybXDN8D7V




www.franciscorodrigueztejedor.com