lunes, 15 de octubre de 2018

LA MARAVILLOSA CADENA DE ENSEÑAR Y DE APRENDER UNOS DE OTROS








     















Decía Maurice Debesse: “La educación no crea al hombre, le ayuda a crearse a sí mismo”. Y Sócrates, el gran sabio griego: “No puedo enseñar a nadie, solo hacerles pensar”. Y, por último, y con lo que me quedo hoy, es en lo que creía el gran Nelson Mandela: “Enseñar a otros cómo conseguir sus sueños es el arma más poderosa que puedes utilizar para cambiar el mundo”.
     Ojalá uno fuera la mitad de sabio, o la cuarta parte de buen maestro, que estos grandes hombres, pero la experiencia de enseñar siempre me gustó. Y de aprender y rodearme de gente joven.
      El otro día nos invitaron a Fundación Tomillo, esa gran ONG que cuenta ya con 700 profesionales y cooperantes y que están haciendo una grandísima labor en la formación y en la empleabilidad de jóvenes, y no tan jóvenes.
     Tienen un curso de Emprendimiento que se llama ïtaca, como la tierra de promisión de Ulises,  y todos sus alumnos de este año, habrá tres o cuatro sesiones más, van a contar como regalo un ejemplar de nuestro libro Soñadores, patrocinado por algunos protagonistas reales del libro y también por los autores.
       Fue una auténtica experiencia docente y discente y también compartir presentación con mis hijos, con los que no siempre estoy de acuerdo, ni mucho menos, y, además, mucho más cercanos en edad a la mayoría de asistentes. Es decir, por el mismo precio uno enseña y a la vez aprende.
        Fue en la calle Serrano de Madrid, en un precioso chalet, que luego nos enteramos que era la casa familiar de la familia Lantero, los precursores de Fundación Tomillo hace ya más de 30 años y a la que donaron este elegante y valioso inmueble. Eso son donaciones y lo demás tonterías.
         Volveremos a Tomillo en otras sesiones presentando a emprendedores y maestros visionarios protagonistas del libro. Y también a aprender de personas que ese  día hacen de alumnos pero que también son maestros en mostrar y  compartir sus sueños.

        NOVELA “SOÑADORES”: primeros capítulos en:

lunes, 8 de octubre de 2018

EL OPTIMISMO DE UN BELLÍSIMO DÍA DE SEPTIEMBRE












“Contra el optimismo no hay vacuna”
Mario Benedetti

“El optimismo es la locura de insistir en que todo está bien cuando somos desgraciados”
Voltaire

LA VIDA INTERMINABLE

                   A veces pienso que el destino juega con nosotros. Somos como la hojarasca que alfombra las calles a la que el viento lleva de un sitio a otro a capricho, a su voluntad.  Y entonces nos llenamos de temores, de ese miedo tan íntimo e importante que nos produce nuestra pequeñez, nuestra fragilidad.
                  Yo recuerdo que, de niño, me refugiaba en mis recuerdos, de cuando mi familia era feliz antes de que la golpeara el destino. Y así, lograba sobrevivir. Con la esperanza de que, otra vez, las cosas volvieran a ser como antes.
                  A lo mejor, de mayor, hago exactamente lo mismo. Y por eso busco a veces la felicidad entre mis recuerdos, al escribir este diario. Como si encontrara en ellos la fuerza para enfrentarme al capricho y, también quizá, a la dureza de mi destino, que vendrá en todo caso al final de mis días. Porque a veces no sé muy bien qué es lo que me pasa y por qué me pongo de vez en cuando tan triste. Ni por qué vivo como ausente, como si no quisiera mirar de frente al futuro que me espera. ¿Por qué será que me niego a aceptarlo? Mi final, nuestro final, el de todos nosotros, digo.
                   Y entonces me rebelo y trato de vivir lo más intensamente que puedo este trozo de vida que me resta. Y darlo todo a las personas que me rodean, a las que quiero.
                   Mientras, en algún rincón íntimo de mi corazón alumbra la llamita de que esto no se termina aquí.  Que todo será como cuando termina el verano. Este verano que ya declina. Que habrá otro al año que viene. Tal vez en otro sitio, de otra forma. Porque si no… Y entonces me reconforta la idea de que otros muchos piensan como yo. Siento el calor de esta fraternidad de huérfanos que somos la humanidad.
                   E incluso siento también la sombra, lejana, casi ausente, de ese padre eterno que debió organizar todo esto, de una forma que él solo entiende. Y también decido pensar, creer, quién me lo impide, que al final, debe ser un padre bueno. Porque si no…
                   Sí, se está mejor en la lado de la luz, del optimismo. No porque tenga uno las cosas claras, sino porque se vive mejor. Y a eso me apunto hoy. Que es un día bellísimo de septiembre, el mes que a mí más me gusta del año.


De: "Mil palabras para el optimismo - Diario de un escritor optimista" .Primeros capítulos en: goo.gl/8Nsd2m


viernes, 28 de septiembre de 2018

LA ALEGRÍA DE ESCRIBIR













LA ALEGRÍA DE ESCRIBIR.


            Hace justamente dos años empecé a escribir "Soñadores", que arranca con las líneas que reseño abajo. Al poco se unieron mis dos hijos y aquella ilusión inicial por un nuevo libro, lógicamente se multiplicó por tres. Y el trabajo, por supuesto también, pero eso ya está olvidado. 

            Hoy me acaba de comunicar la Editorial Alhulia que Soñadores entra en su tercer mes consecutivo como TOP BOOK, nº 1 de su catálogo. Y, aunque yo no me considero un escritor comercial al uso, sí que me alegro muchísimo de que el libro esté siendo útil a mucha gente.

            Como a los estudiantes y emprendedores de Compluemprende de la Universidad Complutense de Madrid, o a los de Ciade, de la Universidad Autónoma, o próximamente a los de Icade y Fundación Tomillo y tantos otros encuentros que estamos preparando para las próximas semanas.

            Y también nos llevamos el recuerdo, y la amistad, de todos los Soñadores que participaron como protagonistas reales de esta novela de ficción. A muchos nos los presentaron los colegios y universidades donde se formaron, por ello ahora quieren mostrárselos de vuelta a sus nuevos alumnos. La verdad es que ha sido un placer conocer sus sueños y, a través de ellos, el mundo de hoy y, sobre todo, el que viene.

            Otros los buscamos nosotros porque queríamos conocerlos más en profundidad, como a la productora Beatriz Bodegas, flamante premio Goya de 2016 a la mejor película española (Tarde para la Ira) que estrena dentro de unas semanas su nueva película, de la que entonces nos hablaba superenamorada y casi en secreto. Se llamará "Animales sin collar" y no deben perdérsela.

            Y lo que de verdad más me alegra es que unos cuantos jóvenes, que conozco de cerca, están leyendo este libro, en paralelo con sus padres y, según me dicen, les está dando luz, y compañía, para decidir sobre sus propios sueños.

        Son algunas pequeñas alegrías de este oficio maravilloso, aunque también sufrido y a veces solitario, que es escribir.


            Leer comienzo del libro en:



domingo, 23 de septiembre de 2018

VIL E INFAME













            VIL E INFAME

            Ya sé que ganas todas las batallas.
Que camino, a rastras, de tu mano.
Por senderos que yo no quiero.
Y que me llevan  al recodo
donde se pierde toda luz.

            Ya sé que soy tu hámster
pedaleando en tu noria infinita.
Yendo a ninguna parte.
Con esa ilusión y paciencia
que deben parecerte un chiste.

             Ya sé todo lo que tú me has enseñado
a golpes de dolor y de silencio.
Y que no vas a cambiar, ni a conmoverte.
Que no te temblará el pulso, ni el alma,
cuando me acerque a la noche.

            Ya sé que tú me has enriquecido
 solo en una cosa: ese inmenso almacén
que has construido en mí,
con tu transcurrir implacable.
Y que llaman la memoria.

            Ese depósito enorme
 donde yo voy  acumulando
como celoso perro guardián
todo lo que me va quedando,
todo lo que tú me has ido rompiendo.

            Día a día, aliento a aliento.

            ¡Tiempo vil e  infame!
Que no te cansas nunca de
hacerme más y más viejo.

            Y  solo sabes que llenarme
la mente de recuerdos.
            Ese almizcle entrañable
 de alegría y de dolor.
           
            De todo lo que en algún momento tuve,
y,  día a día, más pronto que lento,
luchando contra tu inclemente reloj
                              me has hecho ir perdiendo.



Escrito para el blog de: www.franciscorodrigueztejedor.com