miércoles, 26 de diciembre de 2012

NOCHE DE PAZ Y FIN DE AÑO


FIN DE AÑO


Llega el final del año y, no sabes por qué, un sentimiento agridulce te embarga. El calendario te mira con el fiel indeciso de su báscula del tiempo, que te juzga. Pisas por las aceras las hojas húmedas del otoño que ya pasó. También tuvieron su primavera. Pero, quién la recuerda ya. 

El tiempo es un devorador de instantes felices. Y tristes. Qué más da. Es como el camión de la basura que tritura los detritus del pasado. Los restos de los manjares de las mesas ricas, o las humildes hojas de lechuga. Parece tener todo el mismo fin. Desaparecer.

Escucho a mi corazón. Tal vez hacía tiempo que no lo hacía. Quizá a él también le corroe el tic tac del reloj tiempo que no se cansa nunca, ni se cansará jamás, de hacernos más y más viejos.


Todo es como una letanía, mil veces repetida todos los años en estas fechas. Tal vez es la sinfonía de la vida con sus allegros y sus adagios, incansable , recurrente y eterna.


Observo a mi loro en su jaula, que tiene un cerebro que es una centésima parte del mío. Probablemente no sabe que es fin de año y por eso canta, salta de un palo a otro, disfruta jugando con los rayos de sol, que son un regalo en estas fechas. Es feliz con su vida de pájaro. Limitada y enjaulada. Pero feliz.


Y algo en mí también se remueve. Busco, incesante, esos rayos de sol que doren las esquinas de los momentos aciagos y tristes, o de los momentos bonitos, que ya no se repetirán.


Porque el tic tac de los relojes es como el latido de tu corazón. Les gusta moverse en el filo del instante, en la maravilla sin igual de un rayo de luz que cruza el aire limpio de una mañana cualquiera. Jugando entre los barrotes de tu jaula y entre las fechas caducas del calendario. Que son como rayas de tiza escritas en la blancura eterna del tiempo, como líneas que tú dibujas en el mar, entre una ola y otra. Y otra más.

www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com



Estaré fuera de cobertura unos días, así que anticipo mis deseos, para todos vosotros, de paz y felicidad.

NOCHE DE PAZ





El día y la noche son como el corazón del hombre, que ofrece a veces la luminosidad de sus buenos deseos y, otras, los momentos tenebrosos de destrucción y dolor. Pero, por una vez, la noche se llenará del resplandor de las estrellas de los hombres de buena voluntad, que hoy seremos todos Y solo habrá luz y alegría en las pupilas de los niños que la vivirán por primera vez. Y también en todos aquellos que alguna vez fuimos niños.


Yo os deseo una Noche de Paz. Porque la literatura nos hace niños de nuevo soñando e imaginando mundos inocentes donde nadie muere de verdad y donde nosotros sólo somos los magos de las palabras, que crean la fugaz ilusión de poder vivir otras vidas y otros mundos, donde solo hay días luminosos y una sola noche como ésta.


Francisco Rodríguez Tejedor/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com


domingo, 16 de diciembre de 2012

IMANOL ARIAS VUELVE AL CORTO


IMANOL ARIAS VUELVE AL CORTO DE LA MANO DE UN NOVELISTA.

http://www.nuevaalcarria.com/sociedadcultura




• El cortometraje se presenta el día 17 en la Academia del Cine, y posteriormente hará el circuito de festivales nacionales e internacionales más importantes, donde se dibuja como uno de los candidatos más fuertes.
• El guión, basado en la novela “El día que fuimos dioses” de Francisco Rodríguez Tejedor, convenció al actor para realizar el cortometraje “Victorita, Victorita…
”.
• Rodríguez Tejedor, economista con vocación literaria, se estrena en el mundo del cine con este guión escrito a cuatro manos junto a la directora del corto.

Madrid, diciembre de 2012. ”. “Victorita, Victorita…” supone el regreso al corto del actor español Imanol Arias. La principal razón, según afirma, es el guión del mismo, elaborado a cuatro manos por el escritor Francisco Rodríguez Tejedor y la directora del corto, Nacha Cuevas. La cinta cuenta con un elenco de actores encabezado por Imanol Arias y África Gozalbes, y narra la historia de Victorita, una chica cálida que ha nacido para el amor. Con ella no habrá sitio para el frío y la desesperanza. Una profunda alegoría sobre el desamor y el mundo de las apariencias. “Imanol Arias hace el papel del escritor que narra la historia. Es una historia de amor, desamor y cómo se enfrentan estas situaciones. Victorita representa el ideal de ese amor maravilloso que todo hombre busca.”, en palabras del autor, Rodríguez Tejedor.
Rodríguez Tejedor es un caso singular de doble vocación: experto economista con una dilatada carrera en el mundo financiero, trabajaba en una multinacional del sector cuando su vocación por la literatura eclosionó en el blog 280 y punto - Relatarium. Ganó varios premios y finalmente, publicó en 2011 la novela “El día que fuimos dioses”, una novela coral de decenas de personajes, escenarios en diversos países y una trama llena de fuerza y también de poesía, muy bien acogida por el público y la crítica.
Nacha Cuevas y Raúl Mota, director de fotografía, leyeron “El día que fueron dioses” y decidieron impulsar, junto al escritor, el rodaje de un cortometraje basado en uno de los muchos personajes de la novela, “Victorita, Victorita…”, con un elenco artístico y técnico de primer nivel. “Conocí a Nacha Cuevas y Raúl Mota, mientras me grababan un vídeo homenaje en mi empresa. Les encantó la novela, me propusieron un proyecto conjunto para hacer una película basada en ella, y mientras preparábamos el guión del largometraje se nos ocurrió la idea del cortometraje. Buscamos una historia dentro del libro, nos convenció la de Victorita e hicimos el guión. Nacha y Raúl formaron el equipo de rodaje, con técnicos con gran experiencia, muchos de ellos provenientes de series de televisión donde ellos habían trabajado, particularmente “Cuéntame”, comenta Rodríguez Tejedor.
Tras su estreno el día 17 de diciembre en la Academia de Cine en Madrid, el corto hará el circuito de festivales nacionales e Internacionales más importantes, donde se presenta como uno de los candidatos más fuertes del año.
“El día que fuimos dioses”: el largometraje
El corto “Victorita, Victorita…” funciona también como una herramienta de presentación de la película sobre la novela completa “El día que fuimos dioses”, que ya tiene guión terminado y que será el colofón de este proyecto de colaboración. Está previsto que este largometraje se estrene durante el año 2014, año en el que se cumplirán los 75 años de la muerte de Antonio Machado, poeta al que la novela rinde homenaje, siendo su vida y su obra el trasfondo de una buena parte del libro. “Hemos intentado ser fieles al lenguaje de la novela, muy visual, y hemos tratado de tener en cuenta los apuntes de algunos críticos de alinear la historia con algunas películas de culto como “21 gramos” y “Dieciséis grados de separación” añade el escritor español.
Paralelamente Francisco Rodríguez Tejedor prepara para 2013 nuevo libro: “101 momentos de amor” y una nueva edición revisada de “El día que fuimos dioses”.
http://www.youtube.com/watch?v=xbq9O0uD2jI

miércoles, 12 de diciembre de 2012

A LA GRAN FINAL DEL CORTOMETRAJE DEL AÑO



"VICTORITA, VICTORITA...", BASADO EN LA NOVELA "EL DIA QUE FUMOS DIOSES" VA A LA GRAN FINAL DEL CORTOMETRAJE DEL AÑO ORGANIZADO POR PROMOFEST.


http://www.youtube.com/watch?v=xbq9O0uD2jI





lunes, 10 de diciembre de 2012

DESPEDIDAS






DESPEDIDAS.

A veces  pienso que la vida es solo una continua despedida. Te vas despidiendo de cada cosa que vas viviendo, momento a momento, desde que naces hasta el momento final y entonces, allí, nos despediremos definitivamente de todo.


Lo difícil es aprender a despedirse de las cosas, de las personas, sin volverse uno terriblemente loco, sin hundirse en la ciénaga de la tristeza, o de la desesperación.

Aprender a olvidar y a continuar caminando por la calle, silbando una cancioncilla que te distrae del vahído que siente tu corazón, o escuchando unas guitarras sentidas y armoniosas de tu tierra que te alejan de la noche cálida y húmeda, de la noche larga de Bangkok, mientras esbozas unos versos en tu mente, o en tu corazón.

Yo no soy el viento / solo soy su rumor / que silba al doblar la esquina. /
Yo no soy el tiempo / soy solo un momento / que quedó prendido / en algún retazo de tu vida. /
Yo solo soy el adiós / una rápida despedida / ¿pensarás alguna vez en mí? /
Yo fui el que pasó / esa fragancia en tu cuerpo / es solo mía. /
Yo soy como tú / un poco de fuego / y luego, ceniza.

www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com
Francisco Rodríguez Tejedor.