miércoles, 26 de abril de 2017

SOÑADORES



SOÑADORES:

Nuestro libro Soñadores avanza a buen ritmo. Esta mañana estuvimos en mi tierra,mi hijo Guillermo y yo, entrevistando a ANTONIO HERRERA CASADO, médico, profesor, cronista provincial, académico, periodista y editor que ha realizado el gran sueño de recorrerse y conocer como la palma de su mano toda la provincia e investigar la historia, el arte y la cultura de nuestra tierra y volcarla en 80 libros escritos de su mano y cerca de seiscientos que ha editado de otros autores todos ellos relacionados con Guadalajara .

Una obra ingente de investigación y divulgación que quedará para siempre. Sus paisanos le reconocieron por ello como hijo predilecto de Castilla y la Mancha. Un gran sueño en el que todavía trabaja. Y un nuevo capítulo que formará parte de nuestro libro SOÑADORES: "El hombre que amaba a su tierra".




domingo, 23 de abril de 2017

DÍA DEL LIBRO



DÍA DEL LIBRO 
Leer es la mejor forma de soñar. Y de viajar. Y la más barata. Porque soñar es cambiar de realidad, que es lo que hacemos cuando viajamos o, cuando sentados tranquilamente en nuestro sillón preferido, leemos y nos sumergimos en ese mundo nuevo que nos ofrecen los libros.
Yo, claro es, soy un amante de los libros. Apasionado, celoso, acaparador. Me gustaría leerme todos los libros del mundo. Vivir todas esas vidas. Experimentar todas las emocionas que contienen sus páginas. Soñar con todos los universos que envuelven sus metáforas. Recorrerme el mundo, sin cansarme, ni aburrirme jamás.
Porque a mí, desde niño, me enseñaron a soñar con los libros. A buscarlos, a hojearlos, a olerlos, a adivinarlos. Y luego a vivirlos. A tope. Y a recordarlos siempre, después.
Visitemos, pues, el rincón de los sueños. En los domésticos anaqueles de las casetas y de las librerías, aparentemente dormidas, duermen tantas páginas que esperan una caricia nuestra para despertar y mostrarnos todo lo que esconden, remover nuestras conciencias, o hacernos más sabios, o más buenos, o más curiosos, siempre más cultos, más felices.

Yo hoy pasaré parte del día escribiendo para el libro SOÑADORES, concretamente la reciente entrevista que le hicimos al CEO de WALLAPOP, el siempre interesante, MIGUEL VICENTE.

Y también preparando el mes de mayo, donde tendré no sólo un día, sino todo un mes en ese gran escaparate que es AMAZON, como uno de los autores recomendados del mes, para mi novela EL CLAXON  y también para toda mi obra: 

miércoles, 12 de abril de 2017

UNA BUENA FORMA DE EMPEZAR EL DÍA





         En la mañana, alegre y sola
que se pinta en mi ventana
da comienzo el nuevo día,
con leve rumor de ola.






     Ya olvidé,
¡aunque quién sabe!
los tristes sueños
la oscuridad lenta
la noche larga
eterna y fría.

    Mira,
cómo se me restaña el alma
de aquel dolor
de aquella intensa
agonía.

     Solo con esperar tus besos
que duermen, ausentes
por las esquinas.

    Dime dónde te escondes
muchacha de misteriosa
sonrisa.

     Dime que sueñas conmigo
¿Es que no me ves solo,
a la deriva?

    Llámame por mi nombre
muchacha
y yo iré alegre
a tu encuentro
estrenando el día.

De "El día que fuimos dioses"

Échale un vistazo gratuito en : https://leer.amazon.es/kp/embed?asin=B01KFSNOF4&preview=newtab&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_IUv7ybZ9XEQY2



domingo, 2 de abril de 2017

UNA LARGA Y CÁLIDA NOCHE EN BANGKOK




La noche de Bangkok es una noche alegre, es una noche cálida y húmeda. Fernando, ya en la calle, pasea la noche de Bangkok con Thea y Rea de su cintura. En algún momento se para y besa en la boca a Thea, luego gira su cabeza y se encuentra con los labios envolventes de Rea. Aunque ellas no lo saben, Thea y Rea son dos diosas antiguas, de cuando se creó el mundo. Thea y Rea eran dos hermanas hijas de Gea, la tierra y de Urano, el cielo, de donde nacieron todos los dioses. Fernando camina abrazado a sus diosas y se siente como un semental divino. A veces se tropiezan en la acera con un indigente tirado en un rincón, o con un par de niños medio desnudos, dormidos con su carita mirando hacia la Luna, entonces Fernando es cuando besa a Thea o a Rea y acelera el paso.
La calle está llena de discotecas y también de antros infames, donde unas jovencitas echan bolas por la vagina mientras los turistas les lanzan unos dólares, antros inmundos, con trastiendas donde se compran culos de niños vírgenes de siete, ocho, doce años, para romperlos de un puntazo, mientras los abrazan contra el suelo, los sujetan con fuertes manos embutidas en guantes de látex, para no contaminarse, mientras el aire mudo se va cargando de tanta indignidad y vergüenza.
Fernando se entristece levemente, acaba de dar veinte dólares a una madre harapienta con un niño de pecho en brazos y otros dos dormidos en el triste suelo, quiere seguir estando loco, loco, loco.
     Están cruzando sobre un pequeño puente, abajo las aguas silenciosas son testigos del paso lento de la noche. Se abrazan los tres en el centro del puente y Fernando se siente niño de golpe, se baja la cremallera y orina alto y fuerte sobre el pequeño canal. Al final todas las aguas son una y más pronto que tarde se juntan. Thea y Rea se aculan, se bajan sus diminutas bragas y sacando sus traseros blancos entre los barrotes se unen a la fiesta. Está bien escupir al cielo por un momento, olvidarse de las miserias, de las podredumbres, de las limitaciones que aherrojan al hombre. El hombre, que debió ser dios un día, vive ahora desterrado, encadenado a su reloj que marca sin descanso el tictac que le acerca a la muerte. A veces la mejor forma de olvidarse de la muerte, o de las imperfecciones y sufrimientos de este valle de lágrimas, es hacerle un corte de mangas a las leyes implacables que nos sujetan, que nos ahorman y que acabarán llevándonos al matadero.

Yo quiero volverme loco, loco, loco / niña cuando tú me miras me enloqueces / me enloqueces cuando bailas / me enloqueces con tu cuerpo / que es como un pozo sin fondo donde yo me hundo / me hundo hasta el final/ hasta volverme loco, loco, loco.
—¡Chicas, tengo una cama, ancha, de matrimonio, quiero decir para tres!
Luego cruzan riendo el puente y en la otra calle paran un taxi. Se montan los tres juntos cogidos de la mano y sin volver la cabeza atrás sienten que todavía queda noche, porque la noche es larga y cálida, cálida y húmeda, aquí en Bangkok.

Fragmento de la nueva edición de "El día que fuimos dioses", leer un fragmento mayor gratuitamente en:




sábado, 25 de marzo de 2017

INAUGURACIÓN WEB CON REGALO



     Después de algunos ajustes por fin ha quedado inaugurada oficialmente
mi nueva página web.
     Me la estaban pidiendo desde mi Agencia Literaria con el fin de irme
haciendo un escritor profesional. Y yo iba arrastrando los pies, no por no querer
ser profesional sino porque le tenía mucho cariño a este blog con el que empecé.
Así que la solución mágica ha sido integrarlo.
     Así me convierto en más profesional, sí,  pero conservando ese amateurismo que, para mí,
representa este blog.
     Y para celebrarlo, a los que se inscriban, ofrecemos de regalo un libro inédito todavía:
"Días de  amor, de pasión y de rosas", que será remitido por mail.
    Así que gracias por todo.
    Y, lo más importante, nos seguimos viendo también por aquí.





  De momento vamos a aprovechar para el mismo la portada de EL DÍA QUE FUIMOS DIOSES, del cual se está preparando una nueva edición revisada y con nueva portada.

  Ah, la página web es muy fácil: www.franciscorodrigueztejedor.com


martes, 21 de marzo de 2017

LA ORDEN DE MALTA II



Hace 70 días nos juramentamos en la isla de Malta que emprenderíamos juntos la escritura de un libro que versaría sobre aquellos jóvenes, de cualquier edad, que son visionarios, soñadores, que cambian el mundo...

Hoy ya llevamos 70 folios. Y, aprovechando que es el día del padre, los tres padres de la criatura nos hemos hecho la primera foto oficial de recuerdo.


 
Acabamos de entrevistar a Nico Matji productor de la galardonadísima "Las aventuras de Tadeo Jones" y "Atrapa la bandera" y continuaremos buscando la estela de la gente que nos hace soñar.
Vamos a buen ritmo y lo que parecía una difícil empresa para un equipo tan peculiar como éste sigue avanzando, no sin peleas, claro.

Si alguien tiene cerca a un emprendedor, o una persona especial de la que se puede aprender y que ha convertido sus sueños en realidad, que tenga cosas interesantes que contar, encantados de charlar con él.

Esperemos que dentro de otros 70 días podamos celebrar otro avance de la Orden de Malta ( a falta del nombre definitivo sobre el que todavía no nos hemos puesto de acuerdo).

www.franciscorodrigueztejedor.com

sábado, 11 de marzo de 2017

DIME QUÉ FUIMOS



    DIME QUÉ FUIMOS

Porque los versos son
¿Cómo lo diría?
Los versos son las palabras del alma

No me pidas calma
Yo, que me abraso
Por los incendios que tú dejaste
Yo, que sigo ávida tus pasos
Por los océanos de la mañana
Plenos de lágrimas
De recordarte

Yo, que lo perdí todo
Ahora me doy cuenta
Que era un muro solo
Para olvidarte

Dime que Fuimos dioses
Mi amor
Dime que ya no duermes
Como yo
Por las largas noches
Dímelo
Que fuimos todo eso y más
Desde entonces

Sí, dime que fuimos dioses
Que todavía tiene sentido
Aquel aire que respirábamos
Aquellos instantes en que caminábamos
Por el ancho cielo
Y tocábamos con nuestras leves manos
Las estrellas titilantes

Dime que fuimos dioses
Mi amor querido
Sí, dime que somos dioses
Desde aquella noche
En el amor del río.

“El día que fuimos dioses”, novela a la que pertenece este poema, fue también el comienzo de mi primer blog. Hoy ya tiene más de 70.000 visitas. Para celebrarlo regalamos por mail un e-book mío inédito que es una antología de toda mi obra.
Entra y solicítalo en: www.franciscorodrigueztejedor.com







SUICIDIO



          SUICIDIO

No me hables de la esperanza de la lluvia
Que hoy solo es vapor de nube
…Porque te amé y te tuve
Entrego yo todo lo que tengo

Porque contra los elementos no pude
porque malgasté mi precioso tiempo
Porque el abismo me atrae
Hacia su fondo asesino
Porque ya nada soy
Una cucaracha en el camino

Las horas duelen como afilados puñales
El tiempo desangra mi corazón a chorros
Ya nunca veré cómo crías a tus preciados cachorros
Ni con cuanto amor quitas sus sucios pañales
Rompiéndose están todos los canales
Enmudecidos ya los gritos de socorro

Pero yo solo administro mi tiempo
Solo tú sabrás de mi último despojo.







“El día que fuimos dioses” (al que pertenece este dramático poema previo al suicidio de uno de sus personajes), alumbró también mi primer blog. Hoy cuenta ya con más de 70.000 visitas. Para celebrarlo, regalamos por mail un e-book inédito que es una antología de toda mi obra.


miércoles, 1 de marzo de 2017

EL HOMBRE DEL MERCEDES




I

     El sonido de aquel claxon atronó toda la calzada. Había roto la calma, el relativo silencio de las ordenadas y aquietadas filas de coches, como un estallido poderoso, estridente y, sobre todo, apremiante.  Que había atravesado los cristales y, luego, los tímpanos y las membranas cerebrales de los ocupantes de aquellas cápsulas, o corazas, que llamaban automóviles.
     Las manadas de los animales siempre lo habían tenido muy  claro.  Su jefe natural había sido, en todo caso, el que más fuerte había conseguido alzar su voz. Para reafirmarse, para amedrentar, para dar órdenes. Para mandar, en definitiva. La vieja y duradera ley de la selva.
    Y, en consecuencia, tras oír aquel claxon todo el mundo se puso en movimiento. Sobre todo los automovilistas de la primera fila.
    El semáforo se había puesto también en verde. Como otro dócil integrante más de aquella caravana obediente que rodeaba y seguía al líder.
     Primero todos lo miraron. Al líder. Y lo admiraron después.  Aquel era un corcel pura sangre. En plenitud de su fuerza y de su belleza. Tenía aquel Mercedes Clase S, una prestancia, una apostura que destacaba sobremanera sobre el resto.  Iba limpio y reluciente o, simplemente, es que era así de nuevo, el último modelo del mercado.  Se desplazaba de forma majestuosa, sacando brillos y reverberaciones a aquella mañana de primavera, casi de verano ya.
    Así que cuando hizo oír su voz, fue natural seguirlo. Y dejarle su espacio, por supuesto.
    El hombre del Mercedes aceleró y, rápidamente, fue adelantando a cuantos se le ponían a su paso. Algunos, inclusive, le facilitaban la maniobra, como si se tratara de una ambulancia o de un coche de policía. Pasaba entonces el Mercedes a su lado, pleno de brillos en sus cromados y en su carrocería, pintada de un azul metalizado refulgente. El hombre del Mercedes ni los miraba siquiera o, en el mejor de los casos, esparcía  sobre ellos una mirada oblicua y displicente.



    Lo suyo era mirar el horizonte en lontananza. Sobrepasar a cuantos  estaban por delante suyo en aquella avenida de tres carriles. Y llegar el primero.
   Y allí estaba el hombre del Mercedes, parado el primero en el siguiente semáforo. Había dudado en saltárselo, pero prefirió la sensación de liderar a aquella manada de obedientes paquidermos que estarían ahora mirando,  embelesados, en la trasera de su auto los detalles del motor y de la cilindrada.
     Además quería observar con más detenimiento a aquel bellezón que caminaba por la acera. La había visto de espaldas, luciendo aquella melena aleonada a la que movía ligeramente la brisa y, sobre todo, con aquellos  contoneos en su grupa, sensuales, armoniosos y provocativos.
     La muchacha llegó al semáforo, sabiendo perfectamente que todos los ojos de la interminable fila de coches la estaban mirando.
     Pero ella parecía haber nacido para eso. Desde que se recordaba de pequeña siempre había sido así. Lo llevaba, no solo con naturalidad, sino también con un íntimo regocijo. Su cuerpo era, alguna vez lo había pensado, como un coche de alta gama: el más deseado. Y solo accesible para unos cuantos privilegiados.
    Así que, aunque no era exactamente su camino, decidió cruzar por aquel semáforo. Le había atraído mucho imaginar su silueta junto a aquel imponente Mercedes azul metalizado, que aumentaría, aún más si cabe, la admiración de aquella fila de mirones. Que ahora sí, tendrían durante unos segundos, y juntas, las dos cosas que más deseaban, con las cuales, sin duda, soñaban a diario cuando iban obedientes y puntuales a sus puestos de trabajo: el mejor coche y una mujer de bandera.
     Pero también la muchacha había sentido en su interior un extraño pálpito, una excitación adicional. La que experimentaba cuando se topaba con alguien de su nivel en la jauría de líderes que mandaba en la selva. O en el asfalto de las calles, o bajo las luces intermitentes de las discotecas que, bien mirado, venían a ser, todas ellas, la misma cosa.
     No llegaba a distinguir muy bien al hombre del Mercedes, sentado a contramano de la acera. Luego, cuando empezó a cruzar, pudo ver de reojo, más nítidamente,  su cuerpo trajeado elegantemente y sus gafas de sol último modelo.
    Ella acrecentó el vaivén de sus caderas y se colocó su melena, mientras se acercaba a su altura.  El hombre se quitó las gafas de sol. La fila de mirones esperaba expectante.
    Cuando la muchacha estuvo justo enfrente, se giró, con un dominio de la situación y una seguridad pasmosos. Y le ofreció una sonrisa llena de encanto, de sensualidad. Pero, todavía más, de aplomo. De jerarquía.
     El hombre del Mercedes pareció descolocado. Luego palideció un instante sin saber reaccionar.  Y acabó desviando la mirada.
    La muchacha lo observó una última vez. Pero ya sin curiosidad.  Como quien contempla el trofeo conseguido fácilmente, antes de ponerlo en la vitrina. En la del museo de los conquistados, de los perdedores, de aquellos que no supieron estar a la altura de las circunstancias.
    El hombre del Mercedes se volvió a poner las gafas de sol.  Para  que quedara a cubierto, pensó, de lo que había pasado.  Sentía a la fila de los mirones clavándole los ojos en la nuca. O, lo que era peor, no reparando ya en él, sino solo en la grupa de aquella elegante diosa de las aceras.
   El tiempo no pasaba. El hombre del Mercedes aceleraba su coche con estrépito, en punto muerto, esperando el semáforo.
   Por fin se abrió el verde y el hombre del Mercedes salió disparado, no sin antes tocar el claxon, no se sabía contra qué: si por la tardanza del semáforo en abrirse o buscando un contrincante en la calzada contra el que acometer.

    El hombre del Mercedes siguió conduciendo  luego de forma más agresiva si cabe. Acosando a los utilitarios que se encontraba a su paso. Pegándose a su trasera o atronándolos con su claxon, el más potente de la calzada, hasta que conseguía que le dejaran vía libre, cambiándose a otro carril. Entonces los adelantaba sin ni siquiera mirarlos y desplazaba aquella maravilla refulgente mientras la gente de las aceras lo observaba con admiración.
     Llegó un poco más calmado al que parecía ser su destino. Un hotel de lujo denominado “Hotel Alameda del Sol”. Allí, en cuanto lo vieron aparecer le abrieron inmediatamente el acceso al parking privado.
     Y en él, en aquella inmensa boca negra, penetró y, luego, desapareció el hombre del Mercedes, acorazado en su coche. Hasta que, unos instantes después, volvieron a cerrar la puerta de acceso por la que había entrado.

Leer más gratis en: