miércoles, 26 de diciembre de 2012

NOCHE DE PAZ Y FIN DE AÑO


FIN DE AÑO


Llega el final del año y, no sabes por qué, un sentimiento agridulce te embarga. El calendario te mira con el fiel indeciso de su báscula del tiempo, que te juzga. Pisas por las aceras las hojas húmedas del otoño que ya pasó. También tuvieron su primavera. Pero, quién la recuerda ya. 

El tiempo es un devorador de instantes felices. Y tristes. Qué más da. Es como el camión de la basura que tritura los detritus del pasado. Los restos de los manjares de las mesas ricas, o las humildes hojas de lechuga. Parece tener todo el mismo fin. Desaparecer.

Escucho a mi corazón. Tal vez hacía tiempo que no lo hacía. Quizá a él también le corroe el tic tac del reloj tiempo que no se cansa nunca, ni se cansará jamás, de hacernos más y más viejos.


Todo es como una letanía, mil veces repetida todos los años en estas fechas. Tal vez es la sinfonía de la vida con sus allegros y sus adagios, incansable , recurrente y eterna.


Observo a mi loro en su jaula, que tiene un cerebro que es una centésima parte del mío. Probablemente no sabe que es fin de año y por eso canta, salta de un palo a otro, disfruta jugando con los rayos de sol, que son un regalo en estas fechas. Es feliz con su vida de pájaro. Limitada y enjaulada. Pero feliz.


Y algo en mí también se remueve. Busco, incesante, esos rayos de sol que doren las esquinas de los momentos aciagos y tristes, o de los momentos bonitos, que ya no se repetirán.


Porque el tic tac de los relojes es como el latido de tu corazón. Les gusta moverse en el filo del instante, en la maravilla sin igual de un rayo de luz que cruza el aire limpio de una mañana cualquiera. Jugando entre los barrotes de tu jaula y entre las fechas caducas del calendario. Que son como rayas de tiza escritas en la blancura eterna del tiempo, como líneas que tú dibujas en el mar, entre una ola y otra. Y otra más.

www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com



Estaré fuera de cobertura unos días, así que anticipo mis deseos, para todos vosotros, de paz y felicidad.

NOCHE DE PAZ





El día y la noche son como el corazón del hombre, que ofrece a veces la luminosidad de sus buenos deseos y, otras, los momentos tenebrosos de destrucción y dolor. Pero, por una vez, la noche se llenará del resplandor de las estrellas de los hombres de buena voluntad, que hoy seremos todos Y solo habrá luz y alegría en las pupilas de los niños que la vivirán por primera vez. Y también en todos aquellos que alguna vez fuimos niños.


Yo os deseo una Noche de Paz. Porque la literatura nos hace niños de nuevo soñando e imaginando mundos inocentes donde nadie muere de verdad y donde nosotros sólo somos los magos de las palabras, que crean la fugaz ilusión de poder vivir otras vidas y otros mundos, donde solo hay días luminosos y una sola noche como ésta.


Francisco Rodríguez Tejedor/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com


domingo, 16 de diciembre de 2012

IMANOL ARIAS VUELVE AL CORTO


IMANOL ARIAS VUELVE AL CORTO DE LA MANO DE UN NOVELISTA.

http://www.nuevaalcarria.com/sociedadcultura




• El cortometraje se presenta el día 17 en la Academia del Cine, y posteriormente hará el circuito de festivales nacionales e internacionales más importantes, donde se dibuja como uno de los candidatos más fuertes.
• El guión, basado en la novela “El día que fuimos dioses” de Francisco Rodríguez Tejedor, convenció al actor para realizar el cortometraje “Victorita, Victorita…
”.
• Rodríguez Tejedor, economista con vocación literaria, se estrena en el mundo del cine con este guión escrito a cuatro manos junto a la directora del corto.

Madrid, diciembre de 2012. ”. “Victorita, Victorita…” supone el regreso al corto del actor español Imanol Arias. La principal razón, según afirma, es el guión del mismo, elaborado a cuatro manos por el escritor Francisco Rodríguez Tejedor y la directora del corto, Nacha Cuevas. La cinta cuenta con un elenco de actores encabezado por Imanol Arias y África Gozalbes, y narra la historia de Victorita, una chica cálida que ha nacido para el amor. Con ella no habrá sitio para el frío y la desesperanza. Una profunda alegoría sobre el desamor y el mundo de las apariencias. “Imanol Arias hace el papel del escritor que narra la historia. Es una historia de amor, desamor y cómo se enfrentan estas situaciones. Victorita representa el ideal de ese amor maravilloso que todo hombre busca.”, en palabras del autor, Rodríguez Tejedor.
Rodríguez Tejedor es un caso singular de doble vocación: experto economista con una dilatada carrera en el mundo financiero, trabajaba en una multinacional del sector cuando su vocación por la literatura eclosionó en el blog 280 y punto - Relatarium. Ganó varios premios y finalmente, publicó en 2011 la novela “El día que fuimos dioses”, una novela coral de decenas de personajes, escenarios en diversos países y una trama llena de fuerza y también de poesía, muy bien acogida por el público y la crítica.
Nacha Cuevas y Raúl Mota, director de fotografía, leyeron “El día que fueron dioses” y decidieron impulsar, junto al escritor, el rodaje de un cortometraje basado en uno de los muchos personajes de la novela, “Victorita, Victorita…”, con un elenco artístico y técnico de primer nivel. “Conocí a Nacha Cuevas y Raúl Mota, mientras me grababan un vídeo homenaje en mi empresa. Les encantó la novela, me propusieron un proyecto conjunto para hacer una película basada en ella, y mientras preparábamos el guión del largometraje se nos ocurrió la idea del cortometraje. Buscamos una historia dentro del libro, nos convenció la de Victorita e hicimos el guión. Nacha y Raúl formaron el equipo de rodaje, con técnicos con gran experiencia, muchos de ellos provenientes de series de televisión donde ellos habían trabajado, particularmente “Cuéntame”, comenta Rodríguez Tejedor.
Tras su estreno el día 17 de diciembre en la Academia de Cine en Madrid, el corto hará el circuito de festivales nacionales e Internacionales más importantes, donde se presenta como uno de los candidatos más fuertes del año.
“El día que fuimos dioses”: el largometraje
El corto “Victorita, Victorita…” funciona también como una herramienta de presentación de la película sobre la novela completa “El día que fuimos dioses”, que ya tiene guión terminado y que será el colofón de este proyecto de colaboración. Está previsto que este largometraje se estrene durante el año 2014, año en el que se cumplirán los 75 años de la muerte de Antonio Machado, poeta al que la novela rinde homenaje, siendo su vida y su obra el trasfondo de una buena parte del libro. “Hemos intentado ser fieles al lenguaje de la novela, muy visual, y hemos tratado de tener en cuenta los apuntes de algunos críticos de alinear la historia con algunas películas de culto como “21 gramos” y “Dieciséis grados de separación” añade el escritor español.
Paralelamente Francisco Rodríguez Tejedor prepara para 2013 nuevo libro: “101 momentos de amor” y una nueva edición revisada de “El día que fuimos dioses”.
http://www.youtube.com/watch?v=xbq9O0uD2jI

miércoles, 12 de diciembre de 2012

A LA GRAN FINAL DEL CORTOMETRAJE DEL AÑO



"VICTORITA, VICTORITA...", BASADO EN LA NOVELA "EL DIA QUE FUMOS DIOSES" VA A LA GRAN FINAL DEL CORTOMETRAJE DEL AÑO ORGANIZADO POR PROMOFEST.


http://www.youtube.com/watch?v=xbq9O0uD2jI





lunes, 10 de diciembre de 2012

DESPEDIDAS






DESPEDIDAS.

A veces  pienso que la vida es solo una continua despedida. Te vas despidiendo de cada cosa que vas viviendo, momento a momento, desde que naces hasta el momento final y entonces, allí, nos despediremos definitivamente de todo.


Lo difícil es aprender a despedirse de las cosas, de las personas, sin volverse uno terriblemente loco, sin hundirse en la ciénaga de la tristeza, o de la desesperación.

Aprender a olvidar y a continuar caminando por la calle, silbando una cancioncilla que te distrae del vahído que siente tu corazón, o escuchando unas guitarras sentidas y armoniosas de tu tierra que te alejan de la noche cálida y húmeda, de la noche larga de Bangkok, mientras esbozas unos versos en tu mente, o en tu corazón.

Yo no soy el viento / solo soy su rumor / que silba al doblar la esquina. /
Yo no soy el tiempo / soy solo un momento / que quedó prendido / en algún retazo de tu vida. /
Yo solo soy el adiós / una rápida despedida / ¿pensarás alguna vez en mí? /
Yo fui el que pasó / esa fragancia en tu cuerpo / es solo mía. /
Yo soy como tú / un poco de fuego / y luego, ceniza.

www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com
Francisco Rodríguez Tejedor.

sábado, 17 de noviembre de 2012

"VICTORITA, VICTORITA..."




FINALIZACION DE LA POSTPRODUCCION DE "VICTORITA, VICTORITA..." YA PENSANDO EN EL ESTRENO EN LA ACADEMIA DE CINE DE MADRID, HACIA MEDIADOS DE DICIEMBRE...
CARTEL OFICIAL.



viernes, 9 de noviembre de 2012

IMANOL ARIAS EN EL PAPEL DE "EL ESCRITOR"





IMANOL ARIAS EN EL PAPEL DE "EL ESCRITOR". RODAJE DE "VICTORITA, VICTORITA...", CORTOMETRAJE BASADO EN LA NOVELA "EL DIA QUE FUIMOS DIOSES".



martes, 16 de octubre de 2012

FIN DE RODAJE


FIN DE RODAJE DEL CORTOMETRAJE "VICTORITA, VICTORITA..."
BASADO EN LA NOVELA "EL DIA QUE FUIMOS DIOSES".

Fascinante puente del Pilar, rodando nuestro corto. En el que, ahora, están trabajando, con toda la ilusión del mundo, músicos, montadores, efectos especiales, títulos y subtítulos etc.

Quedará algo especial, seguro, como es la historia. Nunca olvidaré a todo el equipo de 30 personas que participaron en él: Imanol Arias, Africa Gozalbes, Nacha López Cuevas (con quien escribí el guión y alumbramos juntos este proyecto), Raúl Mota (con quien tengo una apuesta del mejor premio de fotografía de España), ..

http://www.facebook.com/photo.php?fbid=421830841199832&set=a.101764969873089.955.100001187592216&type=1&theater

Francisco Rodríguez Tejedor



lunes, 1 de octubre de 2012

LA FABRICA DE LOS SUEÑOS





LA FABRICA DE LOS SUEÑOS

Entonces vinieron los cómicos. Yo tendría cuatro o  cinco años. Vinieron con un pequeño circo, qué se yo, dos leones famélicos, tristones y cuatro monos pizpiretos .  Y aquellos payasos, calzados con zapatones, que se tiraban las tartas a la cabeza. Llegaron en un camión enorme, de catorce ruedas, que nosotros las contamos, una por una, varias veces, corriendo a su alrededor.

Yo llevaba sin dormir varios días, o durmiendo mal, quiero decir, preso de emociones y excitaciones sin cuento  Pero aquello del circo solo me dejó un poso de pena enjaulada, junto a los leones marchitos, y  un deje de tristeza exhalada por los ojos brillantes de los payasos,  maquillados de  hambruna y desesperanza.

No sabía yo  que la niñez, como la vida, era un desencanto permanente.  Del que te recuperabas, entonces, eso sí,  casi de inmediato. Con una nueva ilusión, con la que inaugurabas el mundo de nuevo, y la alegría, llena de luces, colgaba, otra vez, de los balcones de tus pupilas, tintineando como las campanillas de los caballos trotones.

Así que cuando, ya de noche cerrada, entramos en el salón del Ayuntamiento, el más grande del pueblo, y nos sentamos en aquellos bancos de madera, lo hicimos con el corazón expectante, mientras mirábamos fijamente a aquella pared blanca, sobre la que huían, atónitas, las arañas.

Entonces apagaron las bombillas y un chorro de luz inundó de color y de música aquella enorme pantalla de yeso blanco. A pesar de todo el tiempo transcurrido, de todas las ilusiones, de todos los desencantos, todavía me queda, adentro, aquella magia. No hay nada que me gustaría más que saber  el nombre de aquella película, que no he vuelto a ver, por mucho que lo he intentado y ya no sé dónde buscar.

    Había una pradera de un verde reluciente  y extraño y una vaca con dos terneros tumbados en ella, durmiendo al sol. Entonces apareció una niña de cabellos dorados y vestido rojo, la niña más guapa del mundo. Tanto, que miré hacia atrás, al proyector, para buscarla entre las estrellas de  polvo suspendido. Cuando regresé, enamorado, a la pantalla, un indio en un veloz y gigante caballo, portaba en la grupa a la niña, que me miraba, pidiéndome ayuda, con el terror y la esperanza pintada en sus ojos azules.

   Nunca la he olvidado. Y nunca la olvidaré.  Después de todos los años que soñé con ella. Todavía, cuando veo una del Oeste, ya casi no las ponen,  por un momento aparece el caballo veloz que me la trae de vuelta. Pero ya sé que solo es un instante y que nunca vuelve.

   Por eso, esta mañana, cuando nos hemos reunido, por primera vez, para la lectura técnica del guión, en un salón de la Casa de Guadalajara en Madrid,  me ha recordado aquel viejo salón del Ayuntamiento de mi pueblo alcarreño.  Y he aprendido, junto a un elenco artístico y técnico de primer nivel, lleno de premios, cómo  se ponen los ladrillos, uno a uno, para construir la fábrica de los sueños.

   El cortometraje se llamará “Victorita, Victorita…” y queremos que sea una primera presentación del proyecto de la película “El día que fuimos dioses”, cuyo guión ya está prácticamente terminado también .

    Hoy he visto,  más cerca que nunca, a mi chica de los cabellos dorados.  Sé que se esconde al otro lado de la pantalla, en la factoría donde un puñado de profesionales,  mezclan los colores en la paleta mágica, que es  como una pradera, reluciente y extraña,  donde se acunan nuestros sueños.

Francisco Rodríguez Tejedor
/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com


viernes, 28 de septiembre de 2012

EXITO DE MARIA NARRO EN MADRID



EXITO DE MARIA NARRO EN MADRID.

Esta tarde en la que, tras las ventanas, la lluvia discurría a placer, en regatos abundantes, por las aceras, hemos escuchado, dentro, "Las palabras del viento", de mi paisana y amiga María Narro, en la 
casa por antonomasia de las palabras escritas, es decir en La Casa del Libro de Madrid.

Allí, aunque muy bien acompañada por dos escritores de raza, han hablado, sobre todo, sus personajes: Merche, Morse, Bernarda, Laura y tantos otros. Yo tengo debilidad por María y no lo oculto. Su obra es como ella: chispeante, ocurrente, divertida pero, también, profunda, sencilla pero con retranca y valiente, muy valiente.

Tenía yo ganas de ver cómo María se desenvolvía en una
novela totalmente diferente a "Fotos de un adiós", un libro con una carga emocional y biográfica importante para ella. Me ha gustado este libro aparentemente desestructurado, donde el lector va recibiendo fogonazos, brochazos, pálpitos llenos de vida, de ternura, latidos de corazones, de personajes, que luchan por mantenerse en pie, lidiando con
sus pasiones, con sus sentimientos, buscando el amor, que envuelve todo el libro.

Y todo ello, con el trasfondo de la Guerra Civil, pero la de verdad, la que se le cose a cada persona a la piel y la deja llena de cicatrices, apaleada, atónita ante tanta crueldad e infortunio. Lo dijo María esta tarde. Hay que hablar de estas cosas sobre las que, a las personas de nuestra generación, han extendido una capa de densa neblina, quizá para que no hurgásemos en tanta podredumbre. Y hay que saber, para no repetir los errores de la historia. En este libro el lector encontrará todo lo bueno y también todo lo malo de lo que es capaz el ser humano.

Me gustan los personajes de María Narro, pegados a la tierra, llenos de sabiduría popular, particularmente Merche y su mundo en Pelegrina. Y sus diálogos, llenos de chispa, de vida, de ocurrencia.

Larga vida a "Las Palabras del Viento", que hoy dominaba los anaqueles de la librería más importante de España. Sacar adelante un libro hoy en día, con lo que está cayendo en nuestro país, tiene un mérito sin par. Ver crecer a una escritora de mi tierra, me llena de alegría, y de orgullo. Disfruté muchísimo con la velada, con la presentación, amenísima, llena de gente. Creo que en La Alcarria está madurando una excelente cosecha de escritores. Hoy levanto mi copa por María Narro, y brindo por su éxito. Me gustan "Las Palabras del Viento" y me gusta su valentía, su empuje, no estamos ya ante una escritora novel, emergente, sino ante una realidad literaria acrisolada, que nos brinda, y nos brindará, excelentes frutos.

Francisco Rodríguez Tejedor/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com

martes, 21 de agosto de 2012

AVENTURAS VERANIEGAS: TRAILER ASCENSION A LAS TETAS DE VIANA.




Desde el blog News 2 Win me hacen este anticipo o trailer del vídeo de la memorable ascensión a las Tetas de Viana. Yo, particularmente, he quedado estremecido con esta Superproducción. Esperemos a ver el video en su totalidad, que promete.





viernes, 10 de agosto de 2012

CHARLAS SOBRE ECONOMIA.


Para momentos de crisis: Charlas mensuales sobre economía para el blog Up to Date Right now. Aquí van las correspondientes al mes de julio y junio.  Espero que sean llevaderas y que, en cualquier caso, el desahogo de tanta frustración y dificultad presente no suponga cargar contra este humilde mensajero que promete volver a sus quehaceres habituales en este blog después de las vacaciones.


ENTREVISTA   RESUMEN JULIO 2012




ENTREVISTA RESUMEN JUNIO 2012


lunes, 30 de julio de 2012

ENTREVISTAS VERANIEGAS


SEGUNDA ENTREVISTA A LA LUZ DE LA LUNA

   Dado el inesperado éxito de "la primera entrevista a la luz de la luna", con más de 250 visitas en You Tube, volvemos a repetir tándem, con nocturnidad y alevosía, entre mi hijo pequeño y gran bloguero y
yo. Solo recomendable para noctámbulos de vacaciones y muy amantes de la literatura de Francisco Rodríguez Tejedor.

domingo, 8 de julio de 2012

VACACIONES




Me marcho de vacaciones. Me dedicaré a leer, a escribir y a recargar las pilas. Echaré de menos estos contactos virtuales con amigos que, en muchos casos, considero de verdad. Pero, de vez en cuando, es bueno, creo yo, desconectar de todo, o de casi todo. Así que por un tiempo estaré "fuera de cobertura"
Seguro que a la vuelta os encuentre a todos frescos y lozanos y con ganas renovadas de arrancar el nuevo curso. Eso espero, y deseo.
Os dejo, abajo, un texto que habla un poco de todo esto.
Un fuerte abrazo.


" EL CORAZON Y EL TIEMPO"

El tiempo trabaja en la mente y en el corazón de los hombres. Parece que no pasa nada, pero sí pasa. Ese silencio cotidiano que se rompe cada día con el roce fugaz de la hoja del calendario que se pasa. Una y otra vez, uno y otro día. El peine que recoge, cada mañana, unos cuantos cabellos que ya no nacerán. Les ha llegado su tiempo. Como a esa arruga, a esa ojera que aparece tras una noche de sueños revueltos, o de amor apasionado, y ya no se vuelve a alisar nunca más. También le llegó su tiempo.
—¿Qué arrugas cría el corazón?, ¿qué grietas se abren en la ilusión de cada día? —se pregunta a continuación Jacinto Jiménez en su cuaderno.
El hombre lucha contra el tiempo, el duro paso del tiempo, a lo mejor no sabe lo que es el tiempo y por eso se desgasta tanto luchando contra él.
A veces el tiempo engaña a las hormigas. Se muestra inmóvil, estancado y hasta congelado. Entonces a los hombres les entra el aburrimiento, parecen no pasar las horas, ni los minutos, ni aun los segundos y, tras el aburrimiento, viene la angustia. Algo hay que hacer para romper ese paroxismo que les invade, para volver al movimiento.
Es el momento de los viajes, cuanto más lejos mejor. ¿Qué tiempo tendremos allí?, ¿habrá que cambiar la hora?, ¡vamos a hacer las maletas! Se abren los armarios, se buscan las cosas más insospechadas, las ropas que nunca se usan, los libros que nunca se leyeron y cada cosa que se pone en la maleta es como una pequeña pieza que se le pone al reloj del tiempo que, poco a poco, echa a andar otra vez en sus corazones. A veces para siempre, o para una larga temporada. A veces, sin saber cómo, se va parando de nuevo, el reloj, a medida que se van sacando las cosas de la maleta en el sitio de destino.
Jacinto Jiménez tiene un amigo que se llama Álvaro, Álvaro Artola. Se conocieron hace muchos años cuando ambos eran universitarios. A Álvaro siempre le gustaron los negocios, el mundo internacional, los viajes. Hace algún tiempo que no hablan.
—Dónde estará —se pregunta Jacinto—. Seguro que en algún sitio exótico. O, tal vez, pegándose el lujazo de un crucero.
Él todavía no lo ha hecho. A Cristi le da mucho respeto el mar y sus bamboleos.
—¡Ah! ¡Cruzar los mares a la puesta del sol con una copa en la mano, mientras vas peinando los cabellos rizados de las aguas! Ca- balgar sobre el mar debe ser como domar al potrillo de la vida, manejar con soltura las riendas del tiempo, hasta que te vas acoplando con tu cabalgadura y notas cómo el animal se va refrenando, se va serenando y, al final, solo queda la paz armoniosa del movimiento íntimo, resignado, pero también vital, de la existencia, que es como un juego de olas que acaban desfallecidas en la arena de la playa. Ah, hacer las maletas e irte a navegar, quién pudiera...

FRANCISCO RODRÍGUEZ TEJEDOR/EL DÍA QUE FUIMOS DIOSES/EDITORIAL ALHULIA 2011

viernes, 29 de junio de 2012

LA ALEGRIA


LA ALEGRIA

Ah, la alegría... Cuando te toca la alegría, adentro, en lo hondo, es como si te llevasen en volandas con la fuerza de las mareas, aquellas que vienen, sin duda, de los primeros mares que se inventaron al principio del tiempo.

Serán, entonces, los mares de la inocencia, pero, también, de la simplicidad y aun hasta de la bondad del mirar de un niño.

¿Será porque el gozo no más nos cabe, que nos empuja a henchir otras velas, ventear otras flores, levantar otras aves, en un soplo universal que tal vez moverá el mundo?
¿O, será, simplemente, que nos unimos al latido universal de lo creado y nos inunda por ello tanto contento, tanta dicha?

Yo no lo sé, cuando la alegría me toca ahí, en lo hondo, ya no existe el tiempo ni sus temores tenebrosos, sino solo, quizá, el fluido luminoso de tu existencia bajo el radiante sol que nunca se apagará.


jueves, 7 de junio de 2012

ENTREVISTA A LA LUZ DE LA LUNA



     La otra noche mi hijo pequeño, de quince años,  que tiene ya, a su edad, varios blogs me hizo una entrevista en plan formal, tratándonos de usted y todo, que iba a ser solo un ensayo y que, quizá, por la espontaneidad y naturalidad con la que fue hecha, con un solo plano fijo y sin montaje alguno, creemos que  merece la pena, en nuestra opinión, dejarla como está. Recomendable, eso sí, sólo para noctámbulos, gente con tiempo libre y muy amantes de la literatura que produce este escribiente, vuestro seguro servidor.




viernes, 11 de mayo de 2012

LIBROS.



Leer es la mejor forma de soñar. Y de viajar. Y la más barata. Porque soñar es cambiar de realidad, que es lo que hacemos cuando viajamos o cuando, sentados tranquilamente en nuestro sillón preferido, leemos y nos sumergimos en ese mundo nuevo que nos ofrecen los libros.

Yo, claro es, soy un amante de los libros. Apasionado, celoso, acaparador. Me gustaría leerme todos los libros del mundo. Vivir todas esas vidas. Experimentar todas las emocionas que contienen sus páginas. Soñar con todos los universos que envuelven sus metáforas. Recorrerme el mundo, sin cansarme, ni aburrirme jamás.

Ahora comienza la Feria del Libro de Guadalajara, la tierra donde nací, y no puedo dejar de acordarme de Pablo Muñoz López y su “El legado del vínculo inglés”, de nuestra entrañable María Narro y su recientemente alumbrada “Las Palabras del Viento”, o de esa Librería y Editorial que lleva su nombre grabado a fuego en nuestra historia y patrimonio durante tantos años: Aache nos presentará su catálogo de libros digitales donde está toda la sabiduría acumulada de tantos libros sobre nuestra tierra, como la Guía de Guadalaxara. Y también presentará una de las enseñas de esta feria: La Guía Templaria de Guadalajara, de Angel Almazán de Gracia.

Estará también lo último de Clara Sánchez, la gran novelista alcarreña del momento. Y tantos otros libros, tantos otros sueños, de los que no tengo referencia, pero sí, desde luego, la tendrán sus lectores. Yo, de alguna manera también estaré presente, mostrando esos días especiales, llenos de fuerza, que todos sentimos en nuestra vida alguna vez. “El día que fuimos dioses” estará en la caseta de la Librería Lua, junto con todos los demás, esperando.

Visitemos, pues, el rincón de los sueños. En los domésticos anaqueles de las casetas y de las librerías, aparentemente dormidas, laten, en silencio, tantas páginas, que esperan una caricia nuestra para despertar y mostrarnos todo lo que esconden, remover nuestras conciencias, o hacernos más sabios, o más buenos, o más curiosos, siempre más cultos, más felices.

Francisco Rodríguez Tejedor/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com

sábado, 31 de marzo de 2012

PRIMAVERA


PRIMAVERA

De repente: una mañana. Tal vez ha sido por  el tradicional cambio de hora. O, quién sabe por qué. Descorres el visillo que inaugura el mundo  y un torrente de luz alumbra, por primera vez, esas cavernas interiores en las que has  hibernado en los últimos meses.
Te preparas un café y sales a la terraza. Hay un colegio en frente y un griterío de niños reviste de una alegría inocente, extraña,  imparable a los rayos de sol, que te parecen más brillantes que nunca. Dos brochazos de una blancura reluciente,  desafiadora,  llena de íntimo orgullo, parecen salirse del cuadro e inundan tu retina. Son esa pareja de almendros, que exhiben sus galas de fiesta que dormían en el armario. ateridas de frío y que, hoy,  visten de organza, y de espuma, esa esquina del jardín.
Hay dos adolescentes que se besan al sol apoyados en la verja con los ojos cerrados. Y algo en ti, también se emociona y te conmueve: Será el milagro de la primavera. Será ese pálpito que todavía late abriéndose paso, un año más, entre tanta frustración y desesperanza.  Será esa savia nueva o, al menos, renovada, que cura las heridas del cansancio, y de la desazón.  Será esa nueva oportunidad  que nos da la vida de participar en ese coro que llena de estruendo, y de color,  la naturaleza , que nos rodea.
Un pajarillo se posa por un momento en la balaustrada y nuestras miradas se cruzan fugazmente.  Luego, lleno de vivacidad, de gracia, de hermosura, en un escorzo velocísimo se lanza al espacio y me invita, o eso creo yo, a que me deje caer también al vacío, sin frenos y sin paracaídas, para columpiarnos los dos en ese rayo de sol que cruza el aire esta mañana y la llena de la pureza de cuando éramos niños.
Francisco Rodríguez Tejedor/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com






SIN LUZ.

Según estoy terminando este artículo me llega desde el mundo sin luz, que no de alegría, de la ONCE la noticia de que mi libro ha sido elegido como libro del mes para ser leído por los aficionados a la lectura de la organización. Según me dicen será pasado a soporte de audio (donde una voz lectora desgranará todas las emociones que me ocuparon durante 4 años, en tan solo catorce horas) o a idioma braille. Y me invitarán, ya después del verano, a contestar las preguntas, dudas e inquietudes de estos lectores ciegos, como si yo pudiera comprender el mundo de tactos, fragancias y sentimientos , en que ellos convertirán “El día que fuimos dioses”. Pero es cierto eso que dicen, y que es la mayor grandeza de cualquier escritor, que una vez escrita tu obra ya no es tuya sino, de aquellos que se atrevieron a entrar y a conquistar aquel mundo que una vez creaste.

sábado, 10 de marzo de 2012

"EL DIA QUE FUIMOS DIOSES" COMIENZA A LLEGAR AL GRAN PUBLICO


La  Casa del Libro, la mayor organización comercial de venta de libros en España, recomienda en estos días la novela "El día que fuimos dioses" como uno de sus tres libros de literatura contemporánea . Y en muy buena compañía.
Todavía en el primer año de su publicación es un placer verse correspondido por los lectores  y por la crítica especializada. La calidad, a veces tarda, pero siempre acaba imponiéndose. En la historia de un libro unos meses es muy poco tiempo y en un autor novel, menos todavía. Queda mucho camino por recorrer. Mucha paciencia y mucho trabajo. Pero hoy es un día de felicidad y de mucha alegría.

sábado, 3 de marzo de 2012

ELLAS

""EL DIA QUE FUIMOS DIOSES". FRAGMENTO DEL CAPITULO : "ELLAS"

—El tiempo, el tiempo, Lucas, ahí está todo, en el tiempo. Mi querido amigo, el tiempo es el recipiente donde aliñamos, día a día, la ensalada de la vida, con todos sus ingredientes: la belleza, el amor, la seguridad, la alegría, pero, también, la tristeza, y el dolor y aun el propio tiempo que se vive, que se consume y que un día, no muy lejano, se acabará. Por eso duele tanto el tiempo perdido...
Pero qué decir del tiempo en que nos vimos, nos vieron, jóvenes y bellos. Aquel tiempo en que una vez inventamos el mundo, respirando, a pleno pulmón, por todos sus poros, dónde está, dónde fue, yo casi ni lo recuerdo ya..., ¡hace tanto...!, pero todavía lo recuerdo.

Y ya, sin whiskys y sin almendras, los dos amigos salen a la calle. Mientras, el trasnochado camarero recoge, con parsimonia, con escepticismo y aun hasta con algo de ternura, los vasos, los platillos, pero, también, las palabras, todas las palabras, que son como el rocío que quedó después de una fina y mansa lluvia.

Es una noche serena y estrellada. Después de tanta confidencia los dos viejos amigos caminan paralelos o, por lo menos, dulcemente borrachos, lo intentan. Van en silencio por las desiertas e infinitas aceras.
De repente uno se para y, mirando a las estrellas titilantes, susurra como el rumor del agua que desborda en el arroyo la leve esclusa de unos viejos y caídos troncos.
—Y después de todo lo que nos han quitado, dime, amigo, ¿sabes tú por qué las echamos tanto de menos, todavía?

LIBROS UNO POR UNO: "Un monumento a la literatura..."
DIARIO EL MUNDO: "Una novela poco común en la narrativa española actual..."
G2000: "Esta novela pide leerse de un tirón..."

www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com" / Francisco Rodríguez Tejedor/Editorial Alhulia

viernes, 17 de febrero de 2012

EL FINAL DEL SENTIMIENTO



Tal vez solo quede de nosotros lo que un día hicimos. Por nosotros mismos. Y por los que quisimos. La obra de nuestros desvelos. Aunque hayan sido surcos en el mar. O renglones escritos en la mente de quien nunca recuerda. Qué más da: Todas las vidas se pierden como agua entre las manos.
Pero nuestro exhalado aliento perdurará en el aire que ahora otros respiran. Y el sentimiento, que un día llenó nuestro pecho, hará brotar ese puñado de margaritas, a las que no lograrán aprisionar los mármoles, ni las fechas caducas, de las lápidas que enmarcaron nuestro tiempo.
Francisco Rodríguez Tejedor/www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com

sábado, 7 de enero de 2012

FELIZ AÑO NUEVO.


   Feliz Año Nuevo.


   Como otras muchas noches, se levantó y fue al cuarto de baño. Cuando terminó, se levantó de la taza y, por un fugaz instante, se miró en el espejo. Se dio un susto de muerte. No era él. O no era como él se recordaba.
   ¿Y cómo era él? Estaba aturdido. No podía pensar.
   Regresó a la habitación. Allí había una persona en su cama. No podía ser él. El dormía solo.
   De repente se despertó. O, tal vez, solo lo soñó: Le gustaría ser diferente, cambiar. Con el año nuevo.