viernes, 25 de mayo de 2018

"SOÑADORES", POR FIN REALIDAD.







SOÑADORES”, UN SUEÑO POR FIN REALIDAD.

Ayer recibimos las galeradas del editor sobre el borrador del texto final. Otra vez esa fragancia indescriptible de un libro que nace. Un libro muy especial en este caso.

Ha sido un trabajo ingente en el que nos hemos empeñado los tres coautores: mis dos hijos, Alicia y Guillermo, y yo. Veinticinco vidas de “Soñadores” que tienen mucho que enseñar. Y una trama novelística que las engloba a todas y conforma una historia muy especial sobre la vocación. Más aún, sobre los proyectos vitales que cada uno de nosotros, a cualquier edad, luchamos por sacar adelante para sentirnos realizados, para sentirnos bien.


Puliremos los últimos detalles en Canadá donde, por distintas carambolas del destino, nos reuniremos los tres coautores, justo a partir de mañana.


Un buen premio de recompensa, para el que llevamos ahorrando desde hace algún tiempo. Allí puliremos los últimos detalles para que el libro esté en librerías a finales de junio. Y a disposición de los estudiantes de bachillerato a comienzo del nuevo curso.


A mí, aparte de esto, que es lo más importante, lo que más me ilusiona de este viaje es visitar las cataratas del Niágara. Esa ingente tromba de agua, que es como un cataclismo, debe serlo según me cuentan, donde cualquier escritor que se precie ha soñado con situar el grandioso final de alguna de sus novelas.

Y, aprovechar aquí, para darles las gracias y un pequeño homenaje a mis dos mujeres que, en ausencia del otro hombre de la casa, a quien no vemos desde Navidades, y al que vamos a darle un fuerte abrazo, me han mimado y cuidado como solo ellas saben hacerlo.






Escrito para el blog de